Chironi ratificó crítica a la gestión de Saiz y dijo que tiene la sensación que "nada ha cambiado" en la dirigencia del partido

El exdiputado nacional y referente del radicalismo orgánico, Fernando Chironi, afirmó que “hay una falta de gestión del gobierno que es muy notoria; se nota en una infinidad de detalles que es un gobierno que no está a la altura de los acontecimientos que vive hoy la provincia”, así como existe “falta de iniciativa para investigar y esclarecer hechos de corrupción o de, por lo menos, mal manejo de los fondos del Estado”.
Señaló que cuando dijo esto en el plenario del radicalismo en Río Colorado “nadie me contestó”. Criticó que hay “una superestructura partidaria” que no hace una autocrítica del respaldo al kirchnerismo en el 2007 y que “juega a las escondidas” para no cumplir con “el espíritu y la letra” del acuerdo alcanzado el 6 de noviembre con el Comité Nacional. Afirmó que “tengo la sensación que nada ha cambiado en buena parte de la dirigencia del partido”. Enfatizó sobre quienes critican la actitud de Gerardo Morales de pretender una nueva intervención que “más que andar buscando chivos expiatorios, más que mirar la paja en el ojo ajeno, hay que sacarse la viga del propio, y ver si con las actitudes que desde acá se desarrollan, y que no le pasan desapercibidas a nadie, no están dando lugar a que haya este tipo de comentarios y suspicacias”. Dijo que en última instancia esta situación se debatirá “con 350 convencionales” de todo el país y que su postura es que “no es bueno que haya nuevamente un proceso intervencionista, pero que los que dan lugar a que se hable de eso, que se pongan las pilas”.

En cuanto a los dichos del gobernador Miguel Saiz, acusándolo de que tiene “padrinos” en Buenos Aires que quieren una nueva intervención para que así pueda acceder a la candidatura a diputado nacional, respondió Chironi en diálogo con la agencia APP que “yo le digo que me agranda con eso, porque si van a mandar esto a una Convención Nacional y se piensa que una Convención Nacional puede discutir la intervención de Río Negro para ponerme a mí de diputado nacional, la verdad que me pone una banca que no tengo”.

Afirmó que “la conducta más fácil es esa, la que hace Saiz, la de buscar un chivo expiatorio, la de decir que en Río Negro está todo bien, el gobierno es un relojito y el partido está alineado con el partido nacional. Yo creo que debiera revisar sus propias conductas antes de echarle las culpas al otro”.

Fundamentó Chironi respecto a sus críticas al gobierno de Miguel Saiz que hay “falta de iniciativa para investigar y esclarecer hechos de corrupción o de, por lo menos, mal manejo de los fondos del Estado, que han merecido críticas desde otros estamentos públicos y ante los cuales el gobierno no ha hecho absolutamente nada. Para un gobierno del radicalismo esto es muy malo porque queda la sensación que si desde las más altas autoridades del gobierno se toman medidas, no se avanza en la investigación, es como que se termina siendo parte de eso. Hoy gran parte de la ciudadanía tiene esa idea aunque no sea cierto”.

Agregó que “tengo la sensación de la calle, la percibo, camino la provincia, camino mi ciudad, que hay una falta de gestión del gobierno que es muy notoria; se nota en una infinidad de detalles que es un gobierno que no está a la altura de los acontecimientos que vive hoy la provincia”.

Mencionó a la agencia APP que hizo estas críticas en el plenario del radicalismo en Río Colorado “y me sorprendió” que ningún dirigente le contestara, subrayando que “esa será una cuestión que deberán analizar ellos por qué no lo hacen”.

En cuanto a lo político, dijo que no sólo preocupa que el gobernador Saiz, Daniel Sartor y otros dirigentes hayan respaldado el relanzamiento de la Concertación Plural en La Plata, en un acto que fue presidido por Néstor Kirchner, sino que “no es el único dato, en los últimos días el gobernador Saiz, que no es un simple afiliado, se refirió otra vez a su pertenencia a la Concertación Plural y hay declaraciones del Ministro de Gobierno en el mismo sentido”.

Dijo además que el reconocimiento “recíproco” de un sector del gobierno y del partido de avanzar en una alianza con el intendente de Cipolletti, Alberto Wereltineck, no se corresponde con los lineamientos nacionales del partido.

Fundamentó que “soy amigo” de Wereltineck “y le respeto su jerarquía y su calidad de intendente”, pero “está en el proyecto nacional, ha dicho expresamente que va a trabajar en el 2009 para el proyecto nacional y su objetivo está ahí. Si nosotros decimos que vamos a respaldar las estrategias electorales nacionales de la UCR, cómo se entiende que acá avancemos con quien, por bueno que sea, está en el otro arco político que es el del gobierno nacional”.

Señaló que no basta decir “que el radicalismo debe estar unido en la provincia por que sino perdemos”, también, como lo expresa su sector, “estar unidos supone estar de acuerdo en el fondo de la cuestión, porque juntar todo lo diferente solamente para ganar al adversario circunstancial de por sí no agrega nada a esta cuestión; lo importante es cumplir con la letra y el espíritu de lo que acordamos el 6 de noviembre en la ciudad de Buenos Aires”.

Dijo a la agencia APP que “hay que jugar limpio” y debe haber por parte de todo el radicalismo “verdadera pertenencia” con el partido nacional, pero que a su juicio, a pesar del compromiso formal con el Comité Nacional, “tengo la sensación que nada ha cambiado en buena parte de la dirigencia del partido”.

Indicó que se ve claramente que “hay un partido de los afiliados, de los dirigentes locales, con mucha pila, con mucho sentido de pertenencia”, y por otro lado “una superestructura partidaria que es la que condujo el proceso del 2007, la misma que la de ahora, y es ahí donde tenemos las diferencias, porque hay cosas que se dicen y no se hacen y se juega un poco como a las escondidas, no se tiene en claro que efectivamente esa superestructura esté jugando para fortalecer un proceso donde todos estemos pensando lo mismo”.

Señaló que “hace falta autocrítica, un punto de quiebre” del radicalismo que acompañó al kirchnerismo y votó en el 2007 a la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner, “como la ha hecho Julio Cobos, que fue compañero de Cristina en la fórmula, pero que acaba de declarar que se hace cargo de la parte de la responsabilidad que le toca por haber dividido al partido”. “Este acto de nobleza es el que permite construir”, enfatizó.

Sobre la eventual candidatura a diputado nacional que impulsarían los intendentes del radicalismo, dijo que “si es algo propio, algo genuino, me parece sano, abre el abanico”, pero hay que ver “cómo evoluciona, si los van a dejar, porque los intendentes tienen autonomía pero también mucha dependencia”. (APP)

Comentá la nota