Chironi - Álvarez Guerrero, apuesta de los orgánicos

Ésta es la fórmula que comienza en Río Negro a dibujar el radicalismo orgánico -la franja del partido que no se peronizó, de cara a la interna que tendrá la fuerza para definir su fórmula para el 2011-.

Surge así oposición a la postulación a mandatario del actual vicegobernador Bautista Mendioroz, candidato del ala radical que a partir del 2006 se sumó a los dictados del kirchnerismo.

La decisión de los orgánicos no está cerrada definitivamente. Pero avanza sin objeciones en los pliegues y repliegues que conforman esa franja del partido. El tema fue hablado en términos muy directos durante el cónclave de más de medio centenar de dirigentes concretado el fin de semana anterior en Jacobacci.

En esa reunión se decidió colocar el tema en el freezer hasta febrero, cuando el sector se reúna en Catriel.

Este diario consultó sobre esto a Chironi y a Álvarez Guerrero. Con la economía de palabras que es propia de los experimentados jugadores de póquer y cuidando que nada alterara ese estilo, ambos confirmaron el rol que juegan:

- Sí, estamos en ese juego- dijeron a este diario.

Para los orgánicos de la UCR rionegrina, el tándem Chironi - Álvarez Guerrero libera un manojo de posibilidades. Veamos dos:

? Cohesionar detrás suyo a amplias franjas del partido que, aún sin protagonizar ninguna resistencia, se corrieron de la vida interna del partido ante la peronización a que lo llevó el oficialismo liderado por el gobernador Miguel Saiz.

? Chironi - Álvarez Guerrero pueden eventualmente reunir en un proyecto el malestar existente en una amplia geografía del radicalismo con los estilos y formas de ejercer el poder por parte del oficialismo partidario. Un espacio que ha devenido en propicio para la corrupción por parte de varios de sus principales dirigentes.

Los orgánicos descuentan además el respaldo que, llegada la instancia de la interna, tendrán por parte de la dirigencia nacional del radicalismo que resistió la Concertación Plural.

En otros términos: Los "mohicanos", un grupo en que se destacan por igual el actual presidente de la UCR Ernesto Sanz, su antecesor Morales y un batallón de hombres y mujeres que sitiados por el peronismo kirchnerista no resignó banderas.

- Hoy esa gente pesa, tiene pergaminos y aun en el espíritu de unidad que manda en la interna del partido, tampoco olvida quién fue quién en ese momento -dijo ayer a este diario un miembro de la mesa de conducción Comité Nacional de la UCR.

Comité que hoy se reúne por primera vez desde su elección hace una semana.

Una mesa que integran dos radicales rionegrinos que en materia de afectos se dispensan nada: Chironi y el senador Pablo Verani.

Del primero, ya se sabe dónde estará en las internas que cantarán los días por venir.

Del segundo, nada se sabe cómo apostará en un entrevero que ya llega.

Comentá la nota