La Chinchilla se la come a Costa Rica

Ex vicepresidenta del actual mandatario, el premio Nobel de la Paz Óscar Arias, va adelante en los sondeos. Si es elegida, será la décima mujer en llegar al gobierno de un país americano. Costa Rica es uno de los principales exportadores de microchips.
En Costa Rica se elige el domingo a un nuevo presidente y casi no hay nervios. No fue hasta las últimas dos semanas que la batalla electoral se comenzó a escuchar y a palpar con duelos televisivos de los candidatos favoritos. Sin embargo, la campaña no llegó a calentarse en ningún momento.

Los nueve postulantes, que aspiran a suceder al actual presidente Óscar Arias, que pronto se retirará, apenas se diferencian por sus programas y todos se agrupan en torno al centro político. No es de esperar que se produzca un giro a la izquierda, hacia el campo de los países latinoamericanos que bajo el liderazgo de Venezuela se encaminan al socialismo. El futuro presidente podría ser una presidenta. Y quizás eso sea lo más reseñable de estos comicios. La formación política de orientación socialdemócrata de Arias, el Partido Liberación Nacional (PLN), esta vez ha designado a una mujer como candidata a la presidencia.

Laura Chinchilla, de 50 años, lideró largo tiempo las encuestas. "Soy la mejor alternativa para Costa Rica", suele responder con confianza en sí misma a las preguntas. Sin embargo, el abogado de 49 años Otto Guevara, al que se lo enmarca en la centroderecha, le pisa los talones y en las pasadas semanas ha logrado escalar posiciones en las encuestas. En tercer lugar se posiciona el economista Ottón Solís, de 55 años, del Partido Acción Ciudadana (PAC). Solís perdió las anteriores elecciones por muy poca diferencia frente a Arias. El tema más importante, y a su vez un problema cuya amenaza aumenta, es el estado de la seguridad, que desde hace algún tiempo afecta también a Costa Rica. Debido a su situación interna pacífica y a su estabilidad política el país gozó durante años de la reputación de una "Suiza de Centroamérica". En 2009 fueron asesinadas casi 1.000 personas, más que nunca en un año.

Los candidatos defienden más o menos una misma postura, que es combatir con mano dura al crimen organizado. Sin embargo, ese concepto no ha llevado a buenos resultados en ningún lugar de la región. Preguntada al respecto, Chinchilla respondió que como presidenta pretendía en primer lugar perseguir más consecuentemente delitos de violencia, reforzar a la policía y combatir el narcotráfico entre Suramérica y Norteamérica, que también pasa por Costa Rica. No obstante, el país sigue considerándose el más seguro de la región y está orgulloso de no necesitar fuerzas de seguridad.

Hace tiempo que ya no vive exclusivamente de las exportaciones de piñas y bananas, sino que en la última década convirtió el turismo y la industria en ramas económicas de peso: Costa Rica exporta microchips en gran volumen.

Junto al presidente, los 2,8 millones de personas con derecho a voto elegirán también a sus representantes en el Parlamento y a 81 alcaldes. El vencedor de los comicios sucederá el 8 de mayo al actual presidente Óscar Arias. Arias contribuyó ya en los años 80 como mediador a la deposición de armas en los países vecinos y recibió por ello en 1987 el Premio Nobel de la Paz.

Comentá la nota