En China, también la corrupción es récord

Habrían robado US$ 50.000 millones
PEKIN.- El acelerado crecimiento de los últimos 30 años que lleva a China a quebrar récords económicos casi constantemente también conduce al gigante asiático a romper otra marca, no tan positiva: 4000 funcionarios chinos huyeron del país con 50.000 millones de dólares robados de fondos públicos, en estas tres décadas.

Así lo reveló ayer un informe de la principal fiscalía federal china, que luego fue reproducido por el diario oficial chino The Global Times. El documento precisa que la mayoría de los funcionarios lavaron el dinero público con la adquisición de propiedades inmobiliarias en el exterior y aprovecharon para eso los servicios de bandas criminales de otros países.

Algunas naciones desarrolladas, como Estados Unidos y Australia, se han convertido en "el paraíso para los que se esconden", según consigna el reporte.

En 2009, las autoridades chinas investigaron varias decenas de viajes al extranjero de más de 300 funcionarios, según declaró un responsable del Partido Comunista de China (PCC), encargado de asuntos disciplinarios.

La huida a Francia de uno de esos funcionarios, Yang Xianghong, máximo dirigente del PCC en la ciudad oriental de Wenzhou, llevó a la detención de su esposa, acusada de intentar lavar 2,9 millones de dólares y puso en alerta al gobierno central sobre el creciente impacto de la corrupción.

Para combatir esta ola de funcionarios que roban y huyen del país con dinero público, Pekín anunció ayer que establecerá un grupo especial que coordinará 15 ministerios para localizar a los oficiales corruptos.

El presidente de China, Hu Jintao, declaró prioritaria la lucha contra la corrupción, que debilita la imagen del PCC. Asimismo, Pekín firmó diversos tratados de extradición con países occidentales para repatriar y castigar a los funcionarios corruptos fugados.

"Investigaremos y sancionaremos la corrupción producida en los procesos de reestructuración, transacciones de propiedad, operaciones de capital y proyectos de construcción de compañías estatales", declaró el viceministro de Supervisión, Qu Wanxiang.

En un comunicado, su ministerio aclaró que para llevar adelante esta tarea y "evitar la huida de aquellos que violan la ley", las dependencias de Seguridad Pública, Justicia y Relaciones Exteriores trabajarán juntas. Según consignó el Tribunal Popular Supremo, 24.521 supervisores anticorrupción fueron ya asignados a 2392 tribunales del país para vigilar a jueces y al personal afectado por las órdenes judiciales.

La oficina anticorrupción de China informó que, en 2009, 106.000 funcionarios fueron hallados culpables de haber cometido hechos de corrupción, lo que representa un aumento del 2,5% respecto del año anterior.

Comentá la nota