China reduce contactos bilaterales con los EEUU por venta de armas a Taiwán

El gobierno del gigante asiático también indicó que sancionará a empresas norteamericanas envueltas en operaciones con la isla que considera como una provincia separatista. Momento tenso entre la primera y la tercera potencia mundial
El Gobierno de los Estados Unidos dijo el sábado que lamentaba el anuncio de China de reducir los contactos bilaterales y sus planes de sancionar a las empresas norteamericanas envueltas en ventas de armas a Taiwán. Washington defendió las ventas de armamento, como las notificadas al Congreso el viernes, porque contribuirán a la seguridad regional.

"Lamentamos que el Gobierno chino haya anunciado que planea reducir los intercambios militares-a-militares y otros relacionados con seguridad. También lamentamos las medidas contra firmas estadounidenses que abastecen de artículos de defensa a Taiwán", dijo P.J. Crowley, portavoz jefe del Departamento de Estado. "Creemos que nuestra política contribuye a la estabilidad y la seguridad en la región", agregó. Geoff Morrell, secretario de prensa del Pentágono.

También manifestó su pesar por la respuesta china. China se opone a toda venta de armas norteamericanas a Taiwán, el que considera parte de su territorio. Por primera vez, Pekín amenazó el sábado con aplicar sanciones no detalladas contra las empresas de los Estados Unidos involucradas en las transacciones y rebajar los contactos bilaterales a menos que se cancele la propuesta venta de armas por 6.400 millones de dólares a Taiwán.

Entre las ventas, que están sujetas a la aprobación del Congreso, se encuentran los helicópteros Black Hawk, sistemas antimisiles Patriot y misiles de ataque marítimo y terrestre Harpoon. En un movimiento sin precedentes que señala su creciente poder mundial, China divulgó la amenaza de sanciones al enterarse del anuncio del Gobierno de Obama de su plan de venta de armas a Taiwán, una isla que posee un Gobierno propio pero que Pekín ve como una ilegítima provincia separatista.

El Departamento de Estado dijo que las ventas contribuyen a mantener la seguridad y estabilidad a lo largo del Estrecho de Taiwán de 160 kilómetros que separa Taiwán y China, y que era coherente con los pactos Estados Unidos-China que orientan los lazos bilaterales. La venta a Taiwán se suma a los problemas comerciales, disputas por políticas monetarias, derechos humanos, internet y la situación en el Tíbet, entre otras disputas entre la primera y la tercera mayores economías del mundo.

Washington y Pekín también han tenido tensos intercambios por políticas sobre el uso de internet, después de que este mes el gigante de búsquedas norteamericano Google Inc amenazara con cerrar su portal chino y sacarlo de ese país tras acusar censura y ataques cibernéticos.

Taiwán ha tenido un Gobierno autónomo desde 1949, cuando fuerzas nacionalistas huyeron a la isla, escapando del Partido Comunista. Desde entonces, Pekín ha exigido que Taiwán acepte la unificación, amenazándolo con recurrir a la fuerza.

Comentá la nota