China endurece su reclamo y exige a EE.UU. cancelar venta de armas a Taiwan

El gobierno chino está decidido a hacer sentir su creciente poder internacional y a obligar a Washington a dar marcha atrás en su plan de suministrarle armamento a la isla
El ministro de Asuntos Exteriores china, Yang Jiechi, afirmó ayer que la decisión de Washington de venderle armas a Taiwan atenta contra la seguridad de China y llamó a EE.UU. a revocar de inmediato la medida, mientras crecen los temores del sector aeroespacial estadounidense por las amenazas de sanciones.

Yang, quien está en visita oficial a Chipre, exigió a EE.UU. adoptar una actitud seria hacia la posición china, respetar sus intereses fundamentales y revocar de inmediato la "errónea decisión" para no socavar las relaciones entre ambas potencias.

El gobierno de EE.UU. manifestó el pasado viernes al Congreso su intención de venderle armas a Taipei por un valor de más de u$s 6.000 millones, incluidos 60 helicópteros Black Hawk fabricado por Sikorsky Aircraft, unidad de United Technologies y 114 baterías de misiles Patriot construidos por Lockheed Martin.

El paquete de armas también incluye misiles de ‘telemetría‘ Harpoon desarrollados por Boeing, el segundo mayor fabricante mundial de aviones y el primer exportador de Estados Unidos.

Como respuesta al plan de Washington, el gobierno chino suspendió el sábado sus intercambios militares con EE.UU., además de anunciar que sancionará a aquellas empresas estadounidenses que participen en la venta de armas a Taiwan.

Además, Yang subrayó que la decisión "constituye una brutal interferencia en los asuntos internos de China y daña la seguridad nacional" del país.

Taiwan es uno de los mayores motivos de conflicto entre EE.UU. y China, ya que Beijing considera a la isla parte de su soberanía (a pesar de estar autogobernada desde 1949) y exige a Washington que cese su apoyo militar.

Washington rompió vínculos diplomáticos con Taiwan en 1979 para establecerlos con China. Sin embargo, mantuvo con Taipei el Acta de Relaciones con Taiwan, mediante la cual se comprometió a reforzar las defensas de la isla, de la cual es el principal abastecedor de armas.

La venta de armas se efectuará si el Congreso estadounidense no expresa oposición en un plazo de 30 días.

Beijing planea posponer o suspender parcialmente parte de su cooperación militar, incluida una serie de visitas planeadas para este año, entre ellas el viaje del secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, a China, reuniones entre los principales comandantes militares y visitas de barcos a ambos países, dijo Xinhua.

Pese a que cooperan en contraterrorismo, control de armas nucleares, cambio climático y otros temas, Beijing y Washington están enfrentados por el comercio, el estricto control de China sobre su moneda, las políticas en el Tíbet y la censura a Internet.

Comentá la nota