China despliega hoy todo su poderío ante los ojos del mundo

Pekín festeja con el mayor desfile de su historia
PEKIN.? La niebla se disipará, las aves y los barriletes dejarán de volar, la plaza se vestirá de rojo y el orgullo nacional, el poder militar y la fuerza económica comenzarán a marchar ante cientos de millones de chinos y del resto del mundo.

Hace 60 años, al final de la guerra civil contra los nacionalistas del Kuomintang, Mao Tsé-tung proclamó la creación de la República Popular China.

Hoy, el país celebra aquí esa fundación con el mayor desfile de su historia y con la misma ambición de sorprender ?e impresionar? al mundo con la que Pekín organizó los Juegos Olímpicos de 2008.

Lo festeja también con una paradoja. El avance que le permitió movilizar hoy su arsenal de última generación o convertirse en la potencia capaz de eclipsar en el futuro a Estados Unidos es el resultado de la reforma que, hace poco más de 30 años, lanzó Deng Xiaoping para revertir el desastre económico y el oscurantismo político legados por Mao.

De ese comunismo queda tan poco hoy que incluso el propio partido se define como motor de un mercado "socialista con particularidades chinas", una definición ambigua para hacer lugar a "particularidades" capitalistas.

Pero bastante pervive del régimen que todo quiere planificar y controlar, desde cuántos hijos debe tener una familia hasta en qué ciudad tiene que vivir alguien.

Nada puede opacar el día nacional más opulento de los últimos 60 años.

Por eso, el gobierno chino no está dispuesto a que el clima disienta de su afán de que el sol se refleje en sus nuevos misiles intercontinentales. Y puso en alerta un sistema de manipulación de nubes ya usado durante la inauguración de los Juegos Olímpicos (ver aparte).

Tampoco quiere que palomas domesticadas, barriletes o naves aerocomerciales ocupen el cielo por el que deben volar sus flamantes aviones de combate. Prohibió, entonces, que alguno de ellos osara asomar sobre la plaza y cerró el aeropuerto internacional hoy a la mañana.

Oposición amordazada

Menos todavía busca que las voces opositoras se propalen por donde sea. Bloqueó así, según Reporteros Sin Fronteras, miles de sitios de Internet en los que los chinos tratan de escapar del autoritarismo y la censura oficial. Y reforzó los controles en la provincia de Xinjiang, donde la marginalizada minoría musulmana huigur suele rebelarse contra la autoridad central.

La obsesión por la seguridad fue exponencialmente mayor en Pekín. Completamente militarizada, la zona que rodea el escenario del desfile, la caótica y usualmente abarrotada avenida Changan, se vació ya ayer a la tarde luego de que el gobierno suspendió los subtes y ordenó a sus residentes que hoy se quedaran en casa y ni siquiera se asomaran a sus ventanas.

El área, y otras regiones de esta gigantesca ciudad, estará vigilada por 12.000 policías y 800.000 civiles que se ofrecieron como "voluntarios de seguridad".

Al empeño por que nada salga de su lugar para opacar el festejo el gobierno sumó el secretismo y el afán por el efecto sorpresa de un acto que comenzó a planificar el año pasado.

Nada había informado hasta esta semana sobre el que será protagonista de la celebración: no Mao, sino el renovado arsenal chino con el que el Ejército de Liberación del Pueblo quiere dejar de ser una fuerza basada en el poder del número de hombres para ser una recostada en innovación tecnológica, como las de otras potencias del planeta.

El desfile se extenderá a lo largo de 14 cuadras. Pero sólo algunas de ellas estarán ocupadas por 5000 de los 2.300.000 soldados de las fuerzas armadas más populosas del planeta.

El resto lo ocuparán tanques, cazas, misiles nucleares y convencionales, helicópteros y rifles automáticos. Esas son las cinco armas con las que China busca decirle al mundo que su poder militar es tan dinámico y pujante como la economía que creció a un promedio de 9% anual en la última década y salió casi indemne de la crisis global.

"Este es un logro extraordinario que dice mucho sobre el nivel de modernización de nuestras fuerzas armadas y sobre el enorme cambio en la fortaleza tecnológica de nuestro país", opinó, en un comunicado, el ministro de Defensa chino, Liang Guanglie.

Las ceremonias comenzarán con un discurso del presidente Hu Jintao, después del cual el Ejército Popular de Liberación iniciará su primer desfile en 10 años.

Más respeto

Pero no todo será demostración de fuerza militar en el desfile de hoy.

El "orgullo nacional" ?ese que, según el gobierno, proviene de un "pueblo feliz" a pesar de la pobreza y la inequidad que golpea a una buena parte de los 1300 millones de chinos? estará representado en una procesión de 100.000 civiles y en la presencia de 80.000 alumnos de primaria y secundaria en la plaza de Tiananmen.

"No iré porque es muy difícil llegar allí, pero lo voy a ver desde casa porque es una celebración importante. Va a hacer que el mundo nos respete más", dijo a LA NACION Li, una joven de 25 años que trabaja doce horas al día, siete días a la semana, en el Mercado de la Seda.

El gobierno, de hecho, pidió a los chinos que siguieran el desfile por televisión y que evitaran la inmensa plaza, donde habrá 30.000 invitados especiales.

Rodeados de cientos de miles de las banderas rojas que ya pueblan Tiananmen y, si la manipulación del clima funciona, cubiertos por el sol, ellos asistirán a otro despliegue descomunal de China.

De Mao al mercado, 60 años de la República Popular China

1° DE OCTUBRE 1949

Se funda la República Popular

Luego del triunfo de los comunistas sobre los nacionalistas en la guerra civil que había dividido al país, Mao Tsé-tung funda la República Popular China.

1957-1959

El Gran Salto Adelante

El fracaso del Gran Salto Adelante, una serie de medidas económicas, políticas y sociales, produce una hambruna en la que mueren 30 millones de chinos.

1966

La persecución a opositores

Debilitado, Mao lanza la Gran Revolución Cultural Proletaria, que le servirá para perseguir a sus opositores. Durante casi una década China se sumerge en el caos.

1977

Con Deng Xiaoping, la apertura

Tras la muerte de Mao, Deng Xiaoping, purgado durante la Revolución Cultural, vuelve al poder. Comienza la apertura china con amplias reformas económicas.

4 DE JUNIO DE1989

La masacre de Tiananmen

El movimiento democrático chino es aplastado en la plaza de Tiananmen. La represión del gobierno en Pekín provoca una masacre y la condena internacional.

2002

La llegada de Hu Jintao

Hu Jintao asume como líder de un renovado Partido Comunista y, más tarde, la presidencia; su gestión profundiza el proceso de apertura económica de China.

Comentá la nota