Chile autorizó venta de gas a Argentina

Adujo que si un tercer país compra el hidrocarburo que importa, lo puede hacer libre de impuestos. Un paso más hacia el swap gasífero con Argentina.

El gobierno de Cristina Kirchner aún no destraba la permuta porque pretende cobrar retenciones cuando el hidrocarburo se exporte.

El gobierno chileno dio un paso político de relevancia para poder exportar el gas que importan ellos en buques metaneros al permitir la venta a terceros países sin ningún tipo de gravamen.

El objetivo es exportar los excedentes de la planta de GNL Quintero, ya en operaciones, y la de Mejillones que se está construyendo. Entre los potenciales destinos de esos excedentes se encuentra, paradójicamente, la Argentina.

Chile emitió un decreto que autoriza en el futuro esta posibilidad. Según informó el diario La Tercera, la ordenanza emitida por el Ministerio de Hacienda adapta la regulación aduanera, autoriza la venta del combustible a la Argentina y da vía libre para venderlo a otros países de la región.

"Como consecuencia de la instalación en el país de terminales de recepción y de instalaciones de regasificación de gas natural licuado (GNL), resulta técnicamente factible el envío de dicho combustible a Argentina u otros países de la región, en caso de presentarse oportunidades comerciales para ello", consigna el documento. En él, el Ejecutivo chileno "solicita la habilitación de puntos de salida del territorio nacional para operaciones de tránsito y exportación de graneles líquidos y gaseosos".

Por su parte, el ministro chileno de Energía, Marcelo Tokman, explicó que las ventas de gas estarían libres de impuestos. Tokman consignó que "si ese gas ingresa al territorio y después sale del país, la pasada por Chile no es considerada una importación ni tampoco una exportación, con lo cual quedará libre de aplicarse un impuesto, arancel o IVA. Éso es muy importante". Con esto, añade, se podrá hacer un uso más eficiente de toda la infraestructura de gasoductos que tienen los países: "Estamos dejando un marco legal que permita posibilidades múltiples de intercambio de energía".

¿Cómo se produciría la exportación?

Explica La Tercera: "Una opción es enviar GNL a Argentina a través del gasoducto GasAndes y que sea enviado hacia la VIII Región, a través de los gasoductos argentinos y el Gasoducto del Pacífico, que está en Chile a la altura de Concepción. Otro camino es inyectar el combustible a Argentina a través de GasAndes y retirarlo por los gasoductos del Norte de Chile o bien, en la Región de Magallanes. Esto último permitiría mejorar la situación de Methanex, el mayor productor de metanol del mundo, que tiene una planta en la XII Región. Actualmente, Argentina no está suministrando el gas que requiere esa planta, lo que ha limitado su producción. Con el cambio de normativa Argentina podría suministrar ese gas en Tierra del Fuego, y recibir a cambio GNL a través del terminal de Quintero y GasAndes".

El visto bueno del empresariado

Según informó el sitio RadioBioBio, los empresarios chilenos coinciden en que el decreto que facilita el libre tránsito de gas entre Chile y Argentina, y que en definitiva abre la posibilidad de vender combustible al país trasandino, será una buena instancia para generar nuevos negocios.

Así lo señaló el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción, Lorenzo Constans, quien dijo que es positivo aunque también lo tomó a modo de broma y señaló que el escenario sería como una "paradoja de la vida", esto que luego que en 2004 tras la crisis del gas, Argentina redujera los envíos a Chile.

Opinión similar tuvo el presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), Rafael Guilisasti, quien valoró la oportunidad de negocios que se abre con el nuevo decreto y también hizo hincapié en la diversificación energética que debe generar Chile por la creciente demanda interna de energía en el país.

La situación argentina

Como consecuencia de la caída de las inversiones en el sector hidrocarburífero la Argentina vio decrecer incesantemente sus reservas de gas y petróleo hasta poner en duda el futuro de su autoabastecimiento.

Para poder garantizar la oferta interna el Gobierno Nacional recurrió a la importación de gas natural de Bolivia y a la contratación de un buque regasificador que inyecta, según los requerimientos, hasta 8 millones de m3 diarios de GNL, según el sitio Urgente24.

El gobierno intenta recuperar la senda con varias versiones del programa ‘Gas Plus’ que ofrece mejores precios en boca de pozo para los nuevos yacimientos gasíferos. Ya hay varios emprendimientos en este sentido, pero el camino hacia la recuperación de las reservas será largo.

Comentá la nota