Chile: arranca la carrera para suceder a Bachelet

Cinco candidatos se disputan la presidencia. El opositor Sebastián Piñera lidera los sondeos.
Con los ecos de la conmemoración del 11 de septiembre de 1973, que dio inicio a una dictadura de 17 años, y sin que nada en las calles indicara que los chilenos están expectantes ante lo que se avecina, cinco hombres iniciaron ayer la batalla por el sillón presidencial que hoy ocupa Michelle Bachelet, con un récord histórico de adhesión popular (73%).

A la memoria del Golpe se sumó la noticia de la elección de la norma japonesa para la TV digital, asfixiando el cierre de las inscripciones para la elección presidencial del 13 de diciembre, día en que también se elegirán 120 diputados y la mitad del Senado.

Como ningún candidato obtendrá más del 50 por ciento de los votos, el próximo presidente será elegido en segunda vuelta el 17 de enero.

El escenario es incierto. Liderando las encuestas con un 37 por ciento, el abanderado de la derecha Sebastián Piñera quiere enterrar la derrota que sufrió hace cuatro años ante Bachelet.

Después de 20 años de gobiernos de la Concertación, la derecha ha unido filas en torno a este empresario liberal y antipinochetista haciéndole un guiño al centro político para intentar desalojar a la Concertación de La Moneda. Si fracasan, nadie detendrá el cambio en el liderazgo de la derecha y no precisamente hacia aguas más liberales.

El oficialismo, con el senador democratacristiano y ex presidente (1994-2000) Eduardo Frei, intenta con su 30% mantener unida a la Concertación, debilitada por las deserciones de su ala izquierda, y conservar el poder haciéndole guiños a la izquierda.

Frei se inscribió acompañado por la madre de la presidenta, Angela Jeria, viuda del general Alberto Bachelet, quien falleció en prisión por las torturas de los golpistas, y por primera vez la Concertación hizo un pacto electoral parlamentario con los comunistas lo que les permitiría acceder al Parlamento.

Pero la gran amenaza para Frei es el joven diputado Marco Enríquez Ominami, quien renunció al Partido Socialista junto a su padre adoptivo, el senador Carlos Ominami, concitando el apoyo de desencantados que alcanza al 13%. Al inscribirse el pasado 11 de septiembre, acompañado de su esposa, la periodista y animadora de TV, Karen Doggenweiler, entregó 70 mil firmas, el doble que requería.

Desafiante, el hijo de Miguel Enríquez, el líder del MIR que murió en un enfrentamiento con la policía secreta de Pinochet, afirmó: "Algunos dijeron que era imposible. Aquí estamos. Sueño un país más justo. Y como dijo un hombre al que no conocí, mi padre, adelante con todas las fuerzas de la historia".

Entre los candidatos a parlamentarios de su pacto, que reunió a humanistas y ecologistas, están Carlos Ominami, el ex juez Juan Guzmán, del histórico juicio a Pinochet; y otras figuras de la televisión.

Jorge Arrate, ex dirigente socialista y ministro de Salvador Allende, y el senador Alejandro Navarro renunciaron al Partido Socialista para poder postular a La Moneda. Ambos se disputaron la representación de la izquierda extraparlamentaria. No hubo acuerdo. Los dos se inscribieron. El primero, en el pacto de los comunistas (Juntos Podemos) y el segundo con su propio movimiento (MAS), que en su origen contó con el apoyo de Hugo Chávez.

Lo insólito que une a todos los candidatos es la disputa por el legado de Bachelet y la certeza de que la próxima elección marcará el fin de una generación que por años ha signado la transición.

Comentá la nota