Chicos en lista de espera para comer

Los comedores comunitarios tienen más demanda. Pero no pueden dar respuesta a todos los que necesitan alimentos.
"La campeona de comer". Así le dicen a una niña de 4 años de un comedor-jardín maternal de barrio San Vicente. El sobrenombre, que suena simpático, tiene un origen: la nena va al jardín con hambre. Es que aunque su mamá trabaja todos los días, el dinero no alcanza y a la noche en su casa no hay cena.

Ella, al menos, accede al desayuno y el almuerzo que le dan en la Asociación Civil Nuevos Rumbos. Pero hay situaciones peores: ese comedor, que alimenta a 92 chicos, tiene una "lista de espera" de otros 23.

La situación no es excepcional: comedores de la ciudad de Córdoba aseguran que, como los vecinos ahora tienen menos recursos, hay más gente que necesita alimentarse gratuitamente. Las donaciones de la sociedad civil y el dinero que aporta el Estado no alcanzan y se ven obligados a decir "no" a muchos chicos.

Este fenómeno explica en el día a día el porqué de las cifras que este diario difundió el domingo 26 de julio: casi 4 de cada 10 niños de 0 a 5 años viven en hogares que sufren episodios de hambre.

Marcela Daniele, trabajadora social del Banco de Alimentos, dice que allí detectan la situación "en la mayoría de las instituciones" que se vinculan con la entidad. El Banco de Alimentos tiene como objetivo reducir el hambre en Córdoba y colabora con cientos de comedores de la provincia.

La Agrupación Vecinas Solidarias provee de un bolsón mensual a 20 familias. "Tenemos un listado de 60 familias con necesidades que esperan que las ayudemos, pero no nos alcanza para todas", comentó una de sus voluntarias, Hilda Roncio.

Ante la necesidad detectada en el barrio Ciudad Evita, Nuevos Rumbos está por inaugurar otra sede. "Ya anotamos a 200 chicos que aguardan un plato de comida caliente en el comedor que se abrirá en el centro vecinal", dice Teresa Pagni.

Las instituciones consultadas detectan lo mismo en este 2009: más desocupación, mayor precariedad laboral, salarios que no alcanzan ni para comer. Y todo ello se traduce en una mayor demanda a los comedores.

"Hay chicos que se quieren incorporar pero no podemos hacerlo. Tenemos una lista y, cuando se puede juntamos algo y les damos a los que se quedan afuera. Las madres no se enojan, saben que hacemos lo que podemos", cuenta Norma Cortez, de Corazones Solidarios, donde comen 105 chicos.

En Pancitas Tristes, de barrio El Quebracho, 100 niños meriendan todos los días y cenan tres veces por semana. Hay otros 50 en la lista de espera.

"Hay chicos que vienen al mediodía o los fines de semana y preguntan si hay algo. Cuando sobra, tratamos de alcanzarles la comida a las personas que están en la lista. Cada vez se suma más gente. La situación está muy jodida", describió Adelina Milla, coordinadora del lugar.

En El Milagro, de barrio La Toma, alimentan a 180 niños. "Hemos tenido que rechazar a chicos por falta de medios", cuenta Cristina Novillo. Algo similar sucede en Corazoncitos con Esperanza, donde 20 chicos están a la espera. "Los chicos tienen hambre", asegura Gabriela Freites.

Cómo ayudar

Para donar comida, juguetes y trabajo

Banco de Alimentos. Ayuda a 13.500 personas. Muchos comedores sobreviven gracias a su ayuda. Contacto: (0351) 496-92212 ó 155-187946, www.bancodealimentoscba.com.ar

Los siguientes comedores tienen listas de esperas:

Corazones Solidarios. Alimenta a 105 niños. (0351) 499-1406.

Bajitos del Futuro. 70 niños. (0351) 156-373203.

Pancitas Tristes. Ayuda a 100 chicos (0351). 497-5868.

Corazoncitos con Esperanza. Beneficia a 130 chicos. (0351) 480-6418.

El Milagro. 180 chicos. (0351) 484-3974.

Horita Feliz. Comen 40 niños y 65 abuelos. (0351) 466-7590.

Agrupación Vecinas Solidarias. (0351) 153-659798.

Nuevos Rumbos. 92 chicos. (0351) 155-113354.

Las cifras del hambre entre los más chicos

De 0 a 5 años. Casi 4 de cada 10 chicos de 0 a 5 años (37 por ciento) en Córdoba viven en hogares que sufren déficit alimentario, es decir, episodios de hambre por problemas económicos. En total, son 50.227 chicos. De ellos, 21.164 experimentan hambre severo (no comen con frecuencia) y 29.063 presentan un déficit moderado (pasan hambre en algunas ocasiones).

De 6 a 17 años. El 27 por ciento de los cordobeses de 6 a 12 años presenta déficit alimentario. La cifra es de 30 por ciento en los chicos de 13 a 17 años.

Sin consumos mínimos. Más de 7 de cada 10 chicos no acceden a consumos mínimos (comida, ropa, salud y servicios).

Datos del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia (Fundación Arcor y Universidad Católica Argentina).

Comentá la nota