Los chicos de Jujuy han perdido casi el 10% de los días de clase.

Los chicos de Jujuy han perdido casi el 10% de los días de clase.
El diputado Jorge Rizzotti advirtió que los alumnos de las escuelas públicas han perdido ya casi un 10 por ciento del total de días de clase debido a la incapacidad del gobierno provincial para resolver el conflicto docente a través de una negociación razonable.
Recordó que los reclamos se iniciaron prácticamente al mismo tiempo que se realizaba el inicio formal del ciclo lectivo el 2 de marzo, y que de los 180 días de clases obligatorios ya se han perdido alrededor del 10 por ciento antes de que se cumplan dos meses del ciclo lectivo.

“La continuidad del conflicto afecta el derecho constitucional a la educación, que el gobierno está obligado a garantizar, y acentúa la desigualdad y el desprestigio de la escuela pública frente a la privada”, enfatizó el legislador.

Rizzotti consideró los padres de los niños y jóvenes que concurren a establecimientos públicos podrían plantear acciones de amparo en los tribunales para se garantice el derecho a la educación, y consideró que la justicia debería pronunciarse de manera inmediata.

Para el vicepresidente segundo de la Legislatura, el gobernador Walter Barrionuevo “no ha logrado una salida al grave problema educativo, que tiene su manifestación más clara en la huelga de hambre frente a la casa de gobierno, pero que afecta a niños y jóvenes de toda la provincia”.

“Hace 15 días que los docentes están de paro, y la conflictividad se está agravando por la aparición de nuevas demandas gremiales, las adhesiones que empiezan a recibir los manifestantes, y la profundización de las protestas ante la falta de diálogo y de incapacidad para llegar a acuerdos de los funcionarios del gobierno”, añadió.

El diputado consideró legítima la preocupación de padres ante la falta de la prestación del servicio educativo, y estimó que la dirigencia gremial debe evaluar la viabilidad de sus demandas, en tanto que el gobernador “tiene que demostrar capacidad de gestión ante la nación, para conseguir los recursos necesarios para que los estudiantes vuelvan a las aulas”.

Por último, Rizzotti evaluó que “el quietismo” del poder ejecutivo es una señal negativa para la sociedad, ya que “a pesar de que Barrionuevo no se da por enterado, cada vez más sectores de la administración pública –a su cargo- inician medidas de fuerza”. Enumeró los paros en el Registro Civil, de ATSA, de APUAP, ATE, y de los judiciales.

“La crisis internacional que la presidenta había dicho que no iba a afectar al país está empezando a hacerse sentir en las finanzas públicas y en la actividad económica, por eso el gobierno tiene que reaccionar pronto y enviar mensajes claros a los jujeños”, remató.

Comentá la nota