Chichi bombón.

AMISTOSO / TORONTO FC 0 (3) - RIVER 0 (4: Leandro Chichizola fue lo mejor de un partido especial... para tomar cerveza. En su debut, el pibe de 19 años al que Pipo compara con Carrizo tapó dos bolas bravas y un penal. ¿Se viene el duelo con Vega
River está en Canadá y en Buenos Aires hace un frío polar. Es así. Hasta parece a propósito. Pero, claro, se sabe que este equipo de Gorosito, éste porque el que él pretende armar no se lo dan, ya no puede vivir bajo el sol de Aruba. Es cierto que su gira coquetea con las que hacen el Real Madrid, el Chelsea o el Inter; ahora bien, para enfrentar al poderoso Toronto FC salieron a la cancha jugadores que a esos clubes apenas si los ven en la PlayStation.

En el BMO Field, el mismo estadio en donde la Selección Sub 20 de Tocalli fue campeona del mundo hace dos años, otros pibes, los de Pipo en este caso, evidenciaron cada uno de los contratiempos que se auguraban. Las piernas atornilladas por el inicio de la pretemporada, la incomodidad de jugar un partido a los dos días del check in, la nula adaptabilidad a la grama sintética, en fin... Acá o allá, con sus supuestas figuras o con un 11 de cantera, River no hizo más que prolongar fisuras crónicas. Sin embargo, en un compromiso que no debería ser tomado en serio, entre la ausencia de identidad de juego y los huecos defensivos, apenas se rescata una sola cosa. A Chichizola. Sí, Chichi solo.

A este muchacho de San Justo, Santa Fe, de más purrete le tiraba el básquet, pero fue una dura sanción la que lo mandó a custodiar los tres palos. Cambió la naranja por los guantes, entonces, y justo se vino a destapar frente al equipo que pertenece a los dueños del Toronto Raptors. Se destapó por lo que tapó, dos tapones de aquéllos durante los 90', a puro reflejo, uno ante un cabezazo de Carl Robinson y otro frente a un tiro a quemarropa de Ali Gerba.

A los 19 años tuvo su debut soñado. Porque en los penales se agigantó aún más y le atajó el segundo envío a Dani Dichio y vio cómo se fueron a la NASA los tiros de Vitti y Marco Velez. Justo cuando la anterior imagen del arco más grande del mundo era la de un Vega regalando un gol en la última fecha con Estudiantes. Justo cuando Gorosito, el que ya utilizó a tres porteros en su ciclo, pide a gritos a otro arquero. Justo cuando a River no le sale una, él va y le da la razón a Pipo: tiene cosas de Carrizo. Chichi bombón.

Comentá la nota