Chiche vislumbra una preanarquía

La senadora dijo que el matrimonio presidencial no ejerce la autoridad y emite mensajes contradictorios. Pronosticó que "no les va a ir bien en las elecciones".
La senadora justicialista Hilda "Chiche" González de Duhalde advirtió este miércoles y que en el país "hay un proceso preanárquico" que le preocupa y que nota "un desaliento muy grande de la gente de los barrios humildes por la salud, por la pobreza y la inseguridad".

En declaraciones a DyN, la ex primera dama afirmó que "los Kirchner han defraudado al conjunto de la sociedad argentina y creo que no le va a ir bien en las próximas elecciones" y dijo que el ex presidente va a pensar mucho si se presenta como candidato en Buenos Aires porque "una cosa sería que perdiera un candidato puesto por él y otra que perdiera él mismo: sería desastroso".

A continuación las partes más destacadas de la entrevista:

- DyN: ¿Cree que pueden producirse conflictos sociales serios por la situación económica este año?

- Hida Duhalde: Los conflictos ya se observan en estos momentos. Hay un proceso preanárquico que me preocupa. Observo que la autoridad no se ejerce, no el autoritarismo, sino la autoridad. Se dan mensajes contradictorios, como en el caso de Gualeguaychú, que primero Kirchner fogonea los cortes, después nombra a una asambleísta como secretaria de medio ambiente de la nación y ahora dice que siempre estuvo en contra.

Noto un desaliento muy grande de la gente de los barrios humildes por la salud, por la pobreza y la inseguridad, fundamentalmente y los veo enojados con los políticos en general. Hay mucha desesperanza. No sé en qué puede terminar esto.

El gobierno debe atender a los problemas que tiene enfrente, sobre todo con la pobreza y dejar de pretender salir de la crisis con canjes de heladeras y esas cosas que son pavadas. Debe encarar los problemas de fondos y eso se logra inyectando dinero en los bolsillos de los trabajadores.

- ¿Los problemas de los dirigentes agropecuarios con el gobierno pueden derivar en otro conflicto de proporciones?

- No sé si como el del año pasado, pero estamos en vía de otro conflicto, porque el gobierno no tiene deseos de solucionar el tema del campo. Los productores quieren que le saquen el pie de encima y los dejen exportar. Creo que puede ser el comienzo de que los hombres de campo empiecen a involucrarse en la política desde el Congreso y los consejos deliberantes. En realidad los argentinos deberíamos estar agradecidos al campo, porque en el peor momento de la economía, en el 2002 pusieron el hombro y debemos reconocer ese esfuerzo.

- ¿El gobierno puede recuperar imagen positiva en lo que falta para las elecciones?

- Debe tomar medidas que favorezcan a la gente. Creo que la presidenta está mal asesorada o no escucha a los ministros que seguramente deben saber.

- ¿Ya estamos en una etapa postkirchnerista?

- Los Kirchner han defraudado al conjunto de la sociedad argentina y creo que no le va a ir bien en las próximas elecciones. Muchos sectores están dejando de creer en la política y esto me preocupa mucho. Creo que los políticos debemos dar testimonio todos los días de que podemos ayudar a resolver los problemas.

- ¿El destino del gobierno nacional se juega en la provincia de Buenos Aires?

- Eso creen en el Gobierno. Yo recorro muchos lugares humildes y les digo a la gente que no se deje engañar, reciban todo lo que les dan, pero después voten a conciencia. Las elecciones de octubre son importantes porque hay que lograr un equilibrio en el Congreso para que dejen de votarse leyes disparatadas, como las de blanqueo de capitales, superpoderes, o la expropiación de Aerolíneas Argentina, que nos crea problemas con España.

- ¿Qué opina de una candidatura de Néstor Kirchner en Buenos Aires?

- Creo que ya no tienen figuras políticas y se han quedado sin nombres, así que a él le gustaría ocupar ese espacio. Pero lo va a pensar mucho, porque una cosa sería que perdiera un candidato que él ponga y otra que perdiera él mismo. Sería desastroso para el gobierno.

- ¿Toda la oposición debería unirse para enfrentar al oficialismo?

- Creo que no hay que mezclar agua y aceite, porque ya hubo experiencias de lo nefasto que pueden ser estas alianzas y debe buscarse la unidad de fuerzas afines. Debe intentarse la confluencia de los candidatos, pero para eso muchos deben dejar de mirarse el ombligo y de creerse los pavos reales. Yo estoy en este momento acompañando a Francisco de Narváez en la provincia y con él visito los barrios de gente humilde y los pueblos del interior. Tengo puesta mi esperanza ahí.

Comentá la nota