Chiche: "Reutemann es un hombre confuso, no se alcanza a saber qué piensa"

La senadora nacional Hilda González de Duhalde aseguró que el gobierno "desaprovechó" seis años de crecimiento sostenido de la economía y que el índice de pobreza hoy está casi igual a 1998 (último año del gobierno de Carlos Menem), abarcando a poco más del 30 por ciento de la población.
La legisladora puso en duda las nuevas medidas económicas, aunque destacó la creación del ministerio de la Producción, una cartera que su marido Eduardo Duhalde había inaugurado en 2002 cuando fue presidente y que luego su sucesor Néstor Kirchner disolvió.

¿Expresará Chiche lo que piensa su esposo? Si es así, Carlos Reutemann, su colega en el Senado, sigue representando un enigma para ambos. El hombre que le dijo "no" a Eduardo cuando éste le ofreció la candidatura presidencial en 2002 fue calificado ahora por Hilda como "un hombre confuso" La Capital. A la mujer parece molestarle la indefinición del ex gobernador santafesino: si está con el gobierno o enfrente.

—¿Que piensa de las medidas anunciadas?

—Habrá que ver. Rescato la creación del ministerio de la Producción, me parece una medida acertada. De todas maneras la funcionaria designada no mostró mucho hasta ahora.

—Las medidas parecen reconocer una situación difícil no admitida hasta ahora.

—Hubo un crecimiento de seis años consecutivos totalmente desaprovechado y ahora se teme más el impacto de la crisis internacional.

—De todas maneras, la salida de divisas, que algunos estiman en 25.000 millones de dólares, habría comenzado antes de la debacle mundial y durante la pelea con el campo. Una típica crisis de confianza interna, según varios analistas.

—Se mencionan muchas cifras sobre a cuánto asciende la salida de capitales este año.

—¿Por qué usted dice que el crecimiento del PBI desde 2003 fue desaprovechado?

—Fíjese que el índice de pobres que en 1998 estaba en alrededor del 32 por ciento de la población, y que subió y se agravó duramente en 2001 y 2002, hoy vuelve a estar casi igual que en el 98. Es decir, un poquito más del 30 por ciento de la población permanece en el núcleo de la pobreza, entre pobres e indigentes. Pudieron salir los trabajadores calificados, pero no hubo políticas de intervención para el resto. Y eso porque las medidas de este gobierno tienden a favorecer a los sectores medios y medios altos, como los subsidios a las empresas y a la energía.

—¿Ve una embestida contra el vicepresidente Julio Cobos?

—No pueden perdonarle su voto en contra de la resolución 125. Son tan mediocres e infantiles que dañan, más que a Cobos, a las instituciones del país. Realmente es muy triste el maltrato, la soberbia, el atropello, el uso de poder casi hasta chabacano que se ve en el Senado. Pero veo a Cobos como un hombre con mucha personalidad; no es Daniel Scioli que hasta se privó de emitir opinión cuando era presidente del Senado por miedo a molestar a Kirchner. Creo que se va a quedar en su lugar y se va a hacer respetar.

—Tras la dispersión en la pelea con el campo, Kirchner parece haber reagrupado a la tropa del PJ en el Congreso, que en la votación de las Afjp volvió a mostrarse unida.

—Sí, muchos parece que volvieron a encuadrarse.

—Reuteman esta vez ni chistó. ¿Usted como lo ve?

—Reutemann es muy confuso, su comportamiento es muy confuso. Es un hombre que durante las sesiones no habla, no participa, y que en el Senado no se alcanza a conocer cuál es su pensamiento sobre la mayoría de los temas.

—Quizá, algunos especulan, trata de mostrarse confiable a los Kirchner ante un probable desgaste de éstos que los obligue a elegir un sucesor para 2011.

—Lo mejor que puede hacer el senador Reutemann es expresarle a la sociedad lo que piensa y cuál es su proyecto político ya que es una figura con un conocimiento importante de la sociedad.

—¿Su esposo y usted están detrás del articulado de Felipe Solá y Francisco de Narváez?

—Yo le respondo qué estoy haciendo yo, y es trabajando junto a Francisco de Narváez, a quien considero un dirigente capaz e inteligente, recorriendo la provincia de Buenos Aires.

—¿Cree que el sector "disidente" del peronismo que trata de rearmarse por afuera del kirchnerismo podrá representar una alternativa válida en el futuro, englobando en esto desde Juan Manuel De la Sota a los hermanos Rodriguez Saá y Ramón Puerta?

—El peronismo está atravesando una profunda crisis, debe recuperar su esencia, su razón de ser y necesariamente deberá encontrar la forma de reagruparse. Kirchner le hizo mucho daño a los partidos políticos, al PJ y la UCR. Yo hablo por el mío, al que intentó hacer desaparecer cuando lanzó aquella Concertación Plural y que, al fracasarle, se vio necesitado de volver.

—¿Y que le parece la entente que se está formando por el lado de la Coalición Cívica, la UCR y el socialismo?

—El senador (socialista Rubén) Giustiniani, a quien suelo ver en la cámara, me parece inteligente, capaz, equilibrado. Y también rescato al senador (radical Ernesto) Sanz y (Gerardo) Morales. Con quien no haría una alianza es con Elisa Carrió; me parece imposible dialogar con alguien que se cree única y descalifica al que no le agrada. En eso me parece de un comportamiento idéntico a Cristina Kirchner, propio de Cristina Kirchner.

Comentá la nota