Chicanas por la inseguridad

La inseguridad volvió a estar presente en una sesión que se caracterizó por encendidos discursos, chicanas políticas y debates de viejos temas. La marcha por la inseguridad organizada por la Cacilp volvió a generar roces entre oficialistas y opositores. Desde la oposición acusaron al oficialismo de no querer declarar de interés municipal la marcha de la Cacilp. Ayer el proyecto fue enviado al archivo.
Además, desde la Coalición Cívica dispararon contra Pablo Bruera por no activar los foros municipales de seguridad. Además lo criticaron por no hablar durante la reunión que semanas atrás tuvieron los concejales y el Intendente con el ministro de Seguridad Carlos Stornelli.

Las palabras de Oscar Negrelli irritaron a las oficialistas Teresa Razzari y Susana Gordillo. Razzari incluso le pidió que no mienta y lo mandó a “tomar la pastilla”.

Por su parte, el concejal José Arteaga solicitó al Departamento Ejecutivo que se dirija al ministerio de Seguridad de la Provincia, con el fin de brindar servicios de caballería y cuatriciclos todo terreno a las Comisarías Séptima y Decimocuarta de las localidades de Abasto y Melchor Romero, a los efectos de dotarlos de elementos que faciliten, la vigilancia de la zona en forma efectiva.

“Es imprescindible dotar a estas comunidades de elementos acordes para el control y la prevención del delito teniendo en cuenta las particulares condiciones de la zona. Si no se procede a efectivizar a la brevedad estos pedidos el Estado seguirá ausente o cómplice de una obligación indelegable”, dijo Arteaga.

Comentá la nota