Chevron vende, y demora negociación con Neuquén

La empresa petrolera estadounidense es la más importante de ese país en Argentina, y tiene en venta algunos de sus activos, también en Neuquén. Se aclaró que El Trapial no se vende. Pero la situación frena la renegociación del contrato.
Las negociaciones del gobierno neuquino con la empresa petrolera estadounidense Chevron, para hacer un nuevo contrato, seguirán por el momento en suspenso, porque la empresa tiene en venta algunos de sus activos en el país, entre los que se cuentan cuatro concesiones en la provincia.

Chevron es la segunda petrolera más grande de los Estados Unidos detrás de ExxonMobil, y la mayor compañía de esa nacionalidad con actividad en la industria local de hidrocarburos.

Según se ha publicado recientemente, la empresa puso cartel de venta a 13 yacimientos en la Argentina, parte del 8% de la oferta total local hidrocarburos, ya que Chevron está ubicada detrás de YPF y Pan American Energy.

La intención es vender nueve concesiones en la Cuenca Austral (abarca Santa Cruz y Tierra del Fuego), y otras cuatro en la zona de Neuquén.

Chevron también puso en venta activos con producción de gas por 1,5 millón de metros cúbicos (m3), pero aclaró que no puso en venta el yacimiento El Trapial, en Neuquén, el segundo de mayor producción de crudo en el país, detrás de Cerro Dragón.

“El paquete en venta está compuesto por áreas relativamente secundarias. Vamos a conservar los activos que tienen una escala adecuada”, dijeron las fuentes consultadas por el diario El Cronista Comercial.

Chevron cedió el mandato para buscar compradores al Scotia Waterous, un desprendimiento del ScotiaBank dedicado a la compra–venta de activos petroleros. La entidad, que comenzó a cursar invitaciones a posibles interesados, es la misma que participó en el proceso de venta de activos de YPF en 2006, por aquel entonces sólo en manos de la española Repsol.

Conocedores del mercado aseguran que la lista de candidatos está compuesta por firmas con operaciones en el país pero que no ocupan los primeros puestos en producción. Es el caso de las locales Medanito y CGC, y la canadiense Gran Tierra, entre otras.

Les plantearán competencia empresas internacionales que hicieron sondeos para entrar al negocio en el país –en el sector aseguran que es mejor ingresar“con algo de facturación”– y empresarios locales que reúnan financiamiento. Antes de la crisis, estaban interesados en el petróleo desde el ex dirigente futbolístico Daniel Lalín hasta Eduardo Eurnekian, titular de AA2000.

Comentá la nota