La ley del cheque abre un duro debate

El Gobierno quiere prorrogar este impuesto sin cambios; la oposición dice que las provincias resignarán unos 9000 millones de pesos

De aprobarse pasado mañana la prórroga por otro año más del impuesto al cheque, tal como reclama el Gobierno al Congreso, las provincias se privarán de percibir entre 7500 y 9000 millones de pesos adicionales que obtendrían si este tributo se coparticipara en su totalidad.

Como nunca antes en la gestión kirchnerista, el debate sobre la iniquidad fiscal entre la Nación y las provincias se instalará desde este miércoles en el Congreso. La excusa será la prórroga del impuesto al cheque que solicitó el Poder Ejecutivo, cuyo debate arranca en la Cámara de Diputados.

Este tributo le garantiza al Tesoro una recaudación de entre 20.400 y 22.300 millones de pesos anuales, de los cuales cerca del 80 por ciento acapara la Nación, mientras que a las provincias llega aproximadamente el 15 por ciento de lo recaudado.

La oposición y el peronismo no kirchnerista anticiparon que no aceptarán la prórroga tal como está planteada y anunciaron que reclamarán una coparticipación total del tributo. Esto les permitiría a las provincias percibir el 45 por ciento de los fondos que se reúnan con el impuesto al cheque, mientras que la Nación conservaría el 55 por ciento restante.

En una decisión sin precedente, la mayoría de los bloques de la oposición, incluido el recientemente conformado bloque Unión Peronista (justicialistas no kirchneristas), firmaron un dictamen en conjunto para plantear esta postura. Y advirtieron a los gobernadores que, si el impuesto al cheque no se coparticipa en su totalidad, sus provincias se privarán de percibir entre 7500 y 9000 millones de pesos extra.

"Tributos como el impuesto al cheque no deberían existir de estar en vigor un sistema impositivo proclive al desarrollo económico. No obstante, ante su existencia, la recaudación debe distribuirse de acuerdo con la ley de coparticipación de impuestos que está vigente", sostuvieron los diputados de la UCR, Pro, la Coalición Cívica, el Frejuli, el Socialismo, la Unión Peronista, la Unión Celeste y Blanco y Consenso Federal.

"No resulta legítimo que la Nación concentre en sus manos una elevada proporción del producido de este impuesto. Consideramos que estos recursos deben corresponder mayoritariamente a las provincias", afirmó el grupo de legisladores de la oposición.

Confianza kirchnerista

La unidad de estos bloques no altera demasiado al oficialismo, que confía en contar con la mayoría de los votos para imponer la prórroga lisa y llana del impuesto.

El argumento que esgrimirá el kirchnerismo pasado mañana en el recinto de Diputados es que en medio de una crisis financiera internacional, que amenaza con una desaceleración en la economía argentina, el Estado no se puede privar de la recaudación íntegra del impuesto al cheque.

El jefe de bloque oficialista, Agustín Rossi (Santa Fe), cuenta los votos de a uno. Pese al portazo que dieron la semana pasada los ocho diputados del peronismo disidente, entre ellos Felipe Solá (Buenos Aires), y la intransigencia de los diputados santafecinos Jorge Obeid, Walter Agosto y Ariel Dalla Fontana (que se sumaron al reclamo opositor), el bloque oficialista confía en sumar entre 135 y 140 votos (se requieren 129), gracias a sus incondicionales aliados extrapartidarios.

La unidad oficialista melló, en gran medida, por la intervención del ex presidente Néstor Kirchner. Con promesas de fondos y obras públicas, él disuadió a varios gobernadores de reclamar más recursos coparticipables. Es así como, en los últimos días, varios mandatarios provinciales decidieron bajar la cabeza e instruyeron a sus legisladores sobre no sacar los pies del plato.

"Si es así, los gobernadores deberán rendir cuentas. Por ejemplo, el de mi provincia, Celso Jaque, deberá explicar a los mendocinos por qué va a privar a Mendoza de percibir 300 millones adicionales", desafió Enrique Thomas, jefe del bloque Unión Peronista, junto con sus comprovincianos Silvia Lemos (UCR), Omar De Marchi, Jorge Albarracín y Laura Montero (Consenso Federal).

"En plena crisis financiera mundial, todos los gobiernos, incluso el nuestro, necesitan fortalecer sus arcas fiscales para afrontar la desaceleración en sus economías. Resulta inoportuno y hasta irresponsable plantear en estos momentos una merma en la pauta de ingresos del Estado", enfatizó un importante miembro del bloque oficialista de diputados.

La prórroga del impuesto al cheque se debatirá en la misma sesión en la que el oficialismo pretenderá incluir una suba a la tasa del precio del gasoil, y el fondo del tabaco.

PROTAGONISTAS

JOSE LUIS GIOJA

Gobernador de San Juan

Anunció su apoyo al proyecto. "El Estado debe estar fuerte ante esta crisis", afirmó.

GERARDO ZAMORA

Gobernador de Santiago del Estero

Es otro de los mandatarios que ya decidieron acompañar la iniciativa tal como la pretende la Casa Rosada.

HERMES BINNER

Gobernador de Santa Fe

Se opone a la prórroga y presentó un planteo formal contra el proyecto de ley del kirchnerismo.

Comentá la nota