Cheppi citó a una mesa de emergencia.

El martes se analizará la crisis en Agricultura; habrá delegados de todas las provincias.
La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya) convocó para el próximo martes a la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria, con el objetivo de tratar la situación por la que atraviesan Entre Ríos, Chaco, Santiago del Estero, Chubut y San Juan, como consecuencia de la sequía.

Emergencia Agropecuaria es una mesa integrada por dos representantes de Agricultura, Jefatura de Gabinete, secretarias agropecuarias provinciales, el Banco Nación, el INTA, las comisiones regionales del Consejo Federal Agropecuario y las entidades de productores rurales.

"El tratamiento de las situaciones de emergencia y desastre en el marco de la referida comisión se realiza en función de las presentaciones provinciales por departamento y cultivos, en razón de las respectivas declaraciones decretadas a nivel provincial", señaló Agricultura en un comunicado.

Al encuentro también fueron convocados funcionarios de los ministerios del Interior y de Economía, como también del Servicio Meteorológico Nacional y del Banco Central.

Durante la reunión serán presentados informes técnicos de seguimiento climático y productivo elaborados por el Servicio Meteorológico y el INTA.

Según el informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, emitido ayer, a nivel nacional las zonas más afectadas por la sequía son Entre Ríos y el norte de Santa Fe, con pérdidas mayores al 70% de la superficie cultivada con maíz y rindes que no alcanzan los 3000 kg por ha., en promedio. El área implantada con este cereal se estima en 2,38 millones de ha., 820.000 menos que la campaña anterior. "Los modelos climáticos recientes reducen la posibilidad de que las lluvias alcancen la zona núcleo maicera", señala el informe técnico. La superficie efectivamente cosechable sería menor por mayor destino a forraje, de manera que "la reducción del volumen final de producción sería aún mayor al 30% estimado al momento".

Por otra parte, "la extrema sequía en Entre Ríos y en el sudoeste y sudeste de Buenos Aires obliga al abandono de los lotes remanentes (para soja)". Según la Bolsa de Cereales, "la catástrofe climática obliga a un recorte de 300.000 hectáreas". Sin embargo, la superficie cubierta con la oleaginosa se calcula ahora en 17,9 millones de hectáreas, debido al avance de la siembra en el núcleo chaqueño y en una franja de Santiago del Estero, gracias a las lluvias caídas allí hace 10 días.

Para dar una idea del impacto de la seca en la ganadería vale un dato: en Concepción, Corrientes, hay campos que debieron juntar y mezclar su hacienda porque en varios potreros se secaron lagunas y esteros. La hacienda permanece en las cercanías del agua, sobrepastoreando esas zonas y desaprovechando las áreas más alejadas, lo cual torna aún más ineficiente el uso del campo. Este problema de aguadas no permite realizar un correcto manejo de la hacienda, lo que reduce la producción, según la Sociedad Rural.

Comentá la nota