Chelo Delgado: "No le fui a pedir trabajo a Basile"

El delantero de 36 años explicó los motivos de su visita a Casa Amarilla, pero no descartó su deseo de retirarse en Boca, donde ganó diez títulos. "Tengo la motivación para ponerme bien, pero no depende de mí", aclaró el futbolista.

Marcelo Alejandro Delgado tiene un deseo: retirarse en Boca, el club donde encontró su mejor rendimiento, donde ganó 10 títulos y además donde conviviría con sus amigos Juan Román Riquelme, Hugo Ibarra y Alfio Basile, el entrenador. Sin embargo, explicó en diálogo con La Red, que no fue a Casa Amarilla para "pedirle trabajo al Coco".

"Sería una linda posibilidad pero no depende de mí. A mi me gustaría retirarme de otra manera, jugando. Y en Boca que es un club donde gané muchos títulos. Lógicamente que me gustaría, pero repito que no depende de mí. Para mí lo económico es lo de menos, me gustaría retirarme bien, como hay que retirarse", dijo el Chelo esta tarde después de los trascendidos que indican que desde la dirigencia de Boca le bajaron el pulgar a su regreso.

Delgado prosiguió: "El que me conoce muy bien sabe la clase de persona que soy. Uno sabe lo que significa Boca, siempre obligado a ganar, a estar presente en las Copas internacionales. Pero se habla mucho, que estoy viejo, que hace mucho que no juego, que hace mucho que no me entreno; que es verdad. Tengo la motivación y las ganas para ponerme bien. Pero tampoco es que vengo a tapar a los chicos que están abajo", contó el dueño de los tres dedos.

"No es que le fui a pedir trabajo al Coco, ni el Coco me ofreció nada a mí. Pasé a saludar, a hablar, a ver cómo estaban todos...", aclaró el Chelo, aunque tampoco descartó sus ganas de volver. Por otro lado, habló de la amistad con Riquelme y de la división en el plantel de Boca: "Siempre en un plantel tenés más afinidad con algunos que con otros. Pero cuando nosotros entrábamos a la cancha demostrábamos que éramos uno solo. Después si sos amigo o no, es otra cosa".

Con respecto a su regreso comentó: "Ya sé que hay un manager (Carlos Bianchi), pero creo que si el Coco quiere algo o le gusta algo, el que decide es él. Sinceramente tengo una gran amistad con el Coco, y la relación nuestra es excelente. Me preguntó cómo estaba... Pero él decirme a mí si quiero volver a Boca, o yo decirle a él que me dé una posibilidad, la verdad que no pasó. Hablamos de cualquier otra cosa", cerró el Chelo, que espera que le abran la puerta.

Comentá la nota