Chávez vuelve a sacar del aire a un canal opositor

RCTVI emitía por cable desde que fue retirado del aire en 2007; afirman que no cumplió la ley
CARACAS.? En una medida que provocó fuertes críticas de la oposición, el gobierno de Hugo Chávez ordenó a las empresas de suscripción de cable que anularan la señal del canal opositor Radio Caracas Televisión Internacional (RCTVI). El canal, muy crítico con el líder bolivariano, ya había perdido su señal abierta hace tres años, cuando Chávez acusó a sus propietarios de conspirar contra el gobierno.

A medianoche del sábado, hora local, las principales operadoras de cable de Venezuela cortaron la transmisión de RCTVI y de otros cinco canales de televisión por el supuesto incumplimiento de la ley de responsabilidad social en radio y televisión. Esta ley, aprobada en diciembre pasado, establece que cualquier canal de televisión por cable sería considerado "nacional" si un 70 por ciento de sus contenidos son producidos en Venezuela. La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) consideró que éste era el caso de RCTVI y de los otros canales suspendidos, por lo que los reclasificó como "nacionales". A partir de esa reclasificación, las cadenas estaban obligadas a emitir las alocuciones de Chávez en cadena nacional, algo que no cumplían.

Desde que Chávez revocó la concesión de RCTV en mayo de 2007, el canal emitía por cable desde Miami bajo el nombre de RCTV Internacional.

"No estamos cerrando a nadie", argumentó el sábado por la noche en una conferencia de prensa el director de la Conatel y ministro de Obras Públicas, Diosdado Cabello. "Estamos diciendo que en Venezuela, para estar en la lista de los operadores de cable, deben cumplir con esta ley todos, absolutamente todos", añadió. Cabello advirtió a las operadoras de cable que no podían incluir en su parrilla de programación a canales que incumplieran las leyes. Tres horas después de su intervención, RCTVI y otros cinco canales (Ritmo Son, Momentum, América TV, American Network y TV Chile) fueron sacados del aire.

La programación de los canales afectados ha sido sustituida por un simple mensaje de las operadoras de cable en el que se insta a las cadenas a "dar cumplimiento a la normativa legal vigente para que se restablezcan sus servicios".

Marcel Granier, dueño de RCTVI, ya había denunciado el viernes que la nueva ley buscaba frenar el crecimiento de su compañía. "La Conatel quiere dar continuidad al proyecto de censura y hegemonía comunicacional que pretende ocultar los continuos escándalos de corrupción en los que están envueltos altos miembros del gobierno", dijo Granier, quien ya ha presentado un recurso ante la justicia.

Tras conocerse la suspensión de las cadenas, se escucharon algunos cacerolazos en varias zonas de Caracas, mientras centenares de personas se congregaban ante la sede de la Conatel para rechazar la decisión gubernamental.

Zarpazo a la libertad

El movimiento Mesa de la Unidad Democrática, que agrupa a 11 partidos opositores, condenó ayer la medida y la calificó de "zarpazo a la libertad de expresión".

"El gobierno que no puede con la inseguridad, que produce la inflación más alta de América latina y que no ha sido capaz de gerenciar servicios básicos como la electricidad y el agua, se desahoga cerrando emisoras, negando al pueblo su derecho a informarse y a entretenerse con libertad", denunciaron en un comunicado los miembros del movimiento opositor.

Para el diputado Juan José Molina, del partido opositor Podemos, el gobierno de Chávez busca exacerbar el ambiente político con el objetivo de que no se puedan celebrar las elecciones legislativas previstas para septiembre, unos comicios en los que, según Molina, el oficialismo podría perder su mayoría en el Parlamento.

"La democracia corre peligro porque el pueblo necesita que se le respete su derecho a pensar distinto", dijo William Echeverría, presidente del Colegio Nacional de Periodistas.

En la normativa aprobada en diciembre, el gobierno venezolano consideró televisoras nacionales a RCTVI y a otros 23 canales que transmiten por cable. Otros 164, como CNN, HBO, la estatal Telesur y Venevisión Internacional (del empresario Gustavo Cisneros) siguen considerándose cadenas internacionales y están exentas de cumplir las leyes nacionales.

Comentá la nota