Chávez toma el control de la educación

El Parlamento aprobó una ley que amplía el papel estatal en escuelas y universidades públicas y privadas; fuerte rechazo de la oposición
CARACAS.- En un nuevo paso del presidente Hugo Chávez para acelerar su "revolución socialista" en Venezuela, la Asamblea Nacional (Parlamento) dominada por el oficialismo aprobó anteanoche una polémica ley de educación que amplía el control estatal en las escuelas y universidades públicas y privadas, principalmente en lo referido a los contenidos académicos, por lo que es vista por la oposición como un intento del gobierno de adoctrinar a los estudiantes con ideales socialistas.

Tras una maratónica sesión de 10 horas, la nueva norma fue aprobada con la abstención de la minoritaria bancada opositora, que abandonó el debate con los argumentos de que no era escuchada y para no convalidar con su presencia "la violación de todo el procedimiento" legislativo.

Los diputados opositores insistieron en que el proyecto, sometido a segunda discusión, "no es el mismo" que se aprobó en primera lectura hace ocho años. La nueva ley entrará en vigor posiblemente la semana próxima y derogará la norma vigente desde 1980.

Este proyecto educativo forma parte de una amplia ofensiva legislativa con la que Chávez pretende eliminar las normas "contrarrevolucionarias" antes de diciembre, que incluye modificaciones del régimen de propiedad y del ejercicio del periodismo. La ofensiva chavista ya alcanzó otros frentes: las empresas privadas y los medios de comunicación, entre otros.

La nueva ley de educación, que creará la figura del "Estado docente" para otorgarle al gobierno plena potestad para controlar todos los procesos del sistema educativo, ha recibido fuertes críticas de sectores opositores académicos y gremiales, de la prensa y también de la Iglesia Católica, que condena que en la norma quede explícita la exclusión de la educación religiosa de las aulas.

Uno de los puntos más objetados es la inclusión de los "consejos comunales" en la comunidad educativa, tradicionalmente conformada por padres y maestros. Esencialmente chavistas, estas organizaciones pasarán a tener potestad para delinear el contenido educativo, incluida "la realidad histórica, geográfica y cultural de cada localidad", que se basará en la llamada "doctrina bolivariana". Además, se convertirán en "participantes activos de la gestión escolar en lo atinente a administración, evaluación y supervisión".

Otro aspecto polémico es que el Estado establecerá las cuotas de las matrículas de los colegios públicos y privados, y abre la posibilidad para que, con una nueva ley, se restrinja el cupo en las universidades (privadas o estatales) a los estudiantes de colegios privados y se amplíe el de los públicos. Además, el Estado controlará el sistema de admisión y ascensos de todos los profesores en funciones.

El proyecto también apunta contra la prensa, que podría sufrir sanciones, lo que mereció críticas de quienes consideran que se vulnera el libre ejercicio del periodismo. La norma establece que los medios de comunicación tienen prohibido publicar informaciones "que produzcan terror en los niños, inciten al odio, deformen el lenguaje y atenten contra los sanos valores del pueblo venezolano y la salud mental y física de la población".

Después de abandonar el debate en el Parlamento, el diputado del partido opositor Podemos Ismael García anunció que impulsará la recolección de firmas para proponer un "referéndum revocatorio" del proyecto.

"Se está aprobando una ley que, mediante reglamentos, le otorgaría [al presidente] toda la rectoría de la educación. Es un proyecto absolutamente hegemónico", dijo García, e insistió en que la norma es "inconstitucional".

Ayer, en varias manifestaciones, líderes opositores, estudiantes, profesores y periodistas rechazaron la ley y condenaron la agresión de 12 reporteros que repartían volantes a favor de la libertad de expresión.

"Este proyecto no fue a consulta. Reiteramos el rechazo a los artículos que dan poderes omnipotentes al Estado. Sabemos que ese poder lo asumirá el gobierno y hará más difícil el proceso educativo", dijo la diputada opositora Pastora Medina.

Dirigentes opositores y universitarios anunciaron una gran movilización nacional para pedir la derogación de la ley. El presidente de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela, Ricardo Sánchez, dijo que las universidades se declararon en "estado general de protesta". El dirigente afirmó que la ley "busca imponer una sola línea de pensamiento, la socialista", y establece inhabilitaciones de 5 a 20 años a docentes "con pensamientos distintos al gobierno".

En tanto, el ministro de Educación, Héctor Navarro, defendió el proyecto, que, según dijo, propone una enseñanza "abierta a todas las corrientes del pensamiento" y garantiza la igualdad de oportunidades. El funcionario sostuvo, además, que "los enemigos del gobierno", con la ayuda de los medios de comunicación, están provocando una "campaña de desprecio" para engañar a los venezolanos.

Por otra parte, en la misma sesión en la que se trató la ley educativa, la Asamblea Nacional aprobó una norma que regula la propiedad de las tierras urbanas y deja abierta la posibilidad de expropiar edificaciones y terrenos, si no son usados para garantizar el derecho a una "vivienda digna" al mayor número de personas. Según establece la norma, el gobierno será el que decida qué tierras se podrán intervenir.

Agencias AP, EFE, DPA, AFP y Reuters

Puntos de la ley

* Estado docente . La norma crea la figura del "Estado docente", que le otorga al gobierno plena potestad para controlar todos los procesos del sistema educativo.

* Consejos comunales . Se incluyen los consejos comunales (chavistas) en la comunidad educativa, tradicionalmente conformada por padres y maestros. Estas organizaciones tendrán potestad para delinear el contenido educativo, que se basará en la llamada "doctrina bolivariana".

* Profesores . El Estado controlará el sistema de admisión y ascensos de todos los profesores en escuelas y universidades.

* Religión . Se excluye de las aulas la educación religiosa.

* Prensa . Se prohíbe a los medios de comunicación publicar informaciones "que produzcan terror en los niños, inciten al odio y atenten contra los sanos valores del pueblo venezolano".

Comentá la nota