Chávez suma fuerza

Hugo Chávez llegó ayer a Moscú con ganas de ampliar su fuerza militar. Desde mitad de año, el presidente venezolano viene repitiendo que quiere duplicar su flota de helicópteros y tanques de combate y echar mano a los nuevos submarinos rusos, uno de los más silenciosos del mercado. Pero todo sale demasiado caro y el año pasado Rusia ya le dio un préstamo de mil millones de dólares para compras militares.
"No descartamos la posibilidad de financiar el suministro de armamento ruso a Caracas", aseguró el principal consejero diplomático del Kremlin, Serguei Prikhodko. De forma sutil, el gobierno ruso dejó en claro que esta vez no habría nuevas compras millonarias.

En cambio, optaron por los más abstractos y a largo plazo acuerdos de cooperación. Según el consejero Prikhodko, Chávez y su par ruso, Dmitri Medvedev, firmarán hoy diez documentos sobre colaboración en las áreas de energía, militar y financiera. Ayer, en un foro de negocios, algunos de los ministros que acompañaron a Chávez hablaron frente a un auditorio de empresarios rusos y se mostraron optimistas por la próxima creación del Consorcio Petrolero Nacional, integrado por las petroleras rusas más importantes –Rosneft, Gazprom, Lukoil, Surgutneftegaz y TNK-BP–.

Según adelantó Sergio Ramírez, el presidente de la petrolera venezolana Pdvsa, el consorcio explotará un pozo de la rica Faja del Orinoco, que cuenta con unas reservas de 52 mil millones de barriles. El gobierno ruso, por su parte, prometió invertir alrededor de 30 mil millones de dólares en los próximos veinticinco años para desarrollar ese negocio y para construir un sistema de oleoductos similar al que existe hoy en Rusia y en las antiguas repúblicas soviéticas.

Pero el plato fuerte de la visita de los venezolanos llegará recién hoy, cuando Chávez visite a Medvedev primero en la residencia presidencial de Barvija y luego se reúna con su amigo y aliado de larga data, el primer ministro Vladimir Putin. Sin grandes acuerdos o negocios para anunciar, los mandatarios seguramente darán rienda suelta a la retórica antinorteamericana, que los unió en un primer momento.

Chávez ya viene de dos semanas de ejercitarla. La gira del mandatario venezolano lo llevó por algunos de los principales países enemigos de la Casa Blanca: la Libia de Khadafi, Siria, Irán y Belarús (la ex Bielorrusia).

Comentá la nota