Chávez quiere fabricar autos en Ensenada

Una empresa venezolana-iraní quiere producir dos modelos económicos: el Centauro y el Turpial. Negociaciones avanzadas
Las gestiones están avanzadas. Hoy habrá una reunión en la embajada de Venezuela en Argentina, donde las autoridades municipales de Ensenada avanzarán en los detalles del emprendimiento.

En una entrevista con Diagonales -publicada el lunes-, el intendente de Ensenada, Mario Secco, anticipó: “Estamos en tratativas con las embajadas de Irán y Venezuela para propiciar la radicación de una automotriz de origen iraní. Contamos con la planta de laminado de chapa que provee a todas las automotrices del país: Siderar”.

Ayer, el concejal ensenadense, Marcelo Pérez, encargado de la relación del municipio con la embajada bolivariana afirmó a este diario: “Nosotros somos cautos porque hay muchas expectativas puestas en esto, pero las probabilidades son altas y las gestiones están encaminadas”. Pérez confirmó que los próximos 60 días serán clave para confirmar el desembarco de la firma.

Si bien aún no se conoce el monto de la inversión, en Ensenada anticipan que será “importante”. De hecho, estiman que la automotriz se radicará en un predio de unas 200 hectáreas que estaría ubicado en la zona lindera a la Autopista Buenos Aires-La Plata; para lo cual Ensenada está trabajando en el cambio del uso del suelo.

La planta fabricará dos modelos de autos económicos: el Centauro y el Turpial, vehículos realizados con tecnología Peugeot.

Según explicó Pérez a Diagonales, la planta proyectada para Ensenada generaría unos 400 puestos de trabajo y -estiman- el doble en la construcción.

La empresa. Venirauto es una empresa mixta que fue creada tras el acuerdo de las fábricas estatales Aido (Irán) y Veninsa (Venezuela) y está orientada a la construcción de automóviles a bajo precio.

Así, en Argentina la empresa fabricaría los dos modelos que el presidente Hugo Chávez lanzó a precios promocionales: el Centauro y el Turpial.

El primero es un sedan basado en tecnología Peugeot 405 y el segundo, el Turpial 141, siminar al Ford Festiva.

La empresa funciona desde hace dos años y cuenta con una planta en Venezuela donde proyecta fabricar 25.000 unidades anuales. Pero por la alta demanda y el bajo costo, los atrasos en las entregas de vehículos llegan a nueve meses. Para remediar este inconveniete es que proyectan la radicación de la planta en Argentina.

Comentá la nota