Chávez quiere alimentar al dragón

El presidente venezolano Hugo Chávez se reunió ayer con su par chino y no escatimó en elogios para el gigante asiático. "China es el más grande motor que existe para conducir al mundo más allá de la crisis del capitalismo y nadie puede dudar de que el centro de gravedad del mundo se ha desplazado hacia Beijing", aseguró, sonriente, el mandatario. Llegó antenoche al país y se quedará cinco días, visitando proyectos binacionales y el Banco de Desarrollo Chino, y tiene programada una reunión hoy con el vicepresidente, Xi Jinping.
Según informó Chávez, su visita tiene tres objetivos concretos: llegar al millón de barriles diarios, cerrar el acuerdo para instalar refinerías venezolanas en territorio chino y crear una empresa naviera petrolera binacional. La última vez que los dos mandatarios se habían visto las caras había sido hace seis meses, cuando el ahora anfitrión, Hu Jintao, visitó Caracas. En ese encuentro prometieron ampliar las exportaciones de petróleo de 380 mil barriles diarios a un millón, en no más de cinco años. Ayer Chávez prometió apurar los plazos. "Queremos acelerar el paso a partir de este año, con todo lo que eso implica, más inversiones, más esfuerzo, más tecnología y más capacidad de almacenamiento", señaló el mandatario venezolano. Aunque no lo dijo, gran parte de esas inversiones y de la nueva tecnología serán aportados por el gigante asiático.

El martes el Banco de Desarrollo Chino depositó los 4000 millones de dólares del fondo binacional de 6000 millones, con el que se financiarán los proyectos de expansión energética. Además, Hu se comprometió a acelerar la construcción de buques petroleros binacionales. Según el mandatario chino, ya hay tres naves navegando entre Caracas y las costas chinas.

Hu recibió a Chávez en la entrada norte del Gran Palacio del Pueblo. Se sacaron fotos, estrecharon las manos y se llamaron amigos. "Nos ha visitado seis veces, mostrando la gran importancia que otorga a desarrollar los lazos, pero también al beneficio económico de nuestra relación", le concedió a su par venezolano.

Después de la introducción, los dos entraron al Palacio, en donde discutieron sobre la reciente reunión del G-20 en Londres. Chávez propuso tomar un 10 por ciento de los fondos aprobados para refinanciar el FMI y dárselo a la ONU.

Comentá la nota