Chávez y Perón

Por Silvia Naishtat

Ante la crisis global, Carlos Pedro Blaquier ordenó revisar las actas de directorio de Ledesma sobre los pasos que se tomaron durante la severa crisis del 30.

“A los mismos síntomas, idénticos remedios”, apunta sin confesar cuál fue la receta. Lo cierto es que la centenaria Ledesma, líder en azúcar y papel y que hoy factura $ 1.400 millones, se hizo grande gracias a Arturo Frondizi y sus planes de desarrollo industrial. Y pese a que su suegro Herminio Arrieta era un ferviente anti peronista, Blaquier frecuentó a Perón tanto en Olivos como en el exilio de Madrid en la residencia de Puerta de Hierro. Así, cuenta que gracias a esa amistad, pudo evitar que Ledesma corriera por ejemplo la suerte de otras empresas intervenidas o cerradas en el primer gobierno peronista. De Eva conserva una foto dedicada a “Carlos Pedro”. En uno de sus viajes a Puerta de Hierro, Perón le preguntó: --Dígame Blaquier, ¿usted es peronista? --No General. --Qué suerte, al fin puedo hablar con alguien que no es de mi partido, le respondió, Blaquier dice que hoy es amigo de todos los políticos, pero evita definiciones. Y como filósofo abreva en Aristóteles, Descartes y Kant. De sus frecuentes viajes a París, cultivó la amistad de los fallecidos Andre Malreaux y Francoise Sagan. En los últimos años, Blaquier (81) le dedicó más tiempo a los libros que a sus empresas: en estos días aparecen sus obras completas, desde el Manual de Historia Argentina, Apuntes para una Introducción a la Filosofía, Carlos Pellegrini, Los amores de Luis XIV, y Los encuentros con Perón y Frondizi. Contra lo que podría suponerse, Tenaris, el conglomerado de empresas de Techint para los aceros planos, aún sigue siendo la dueña del 60% de las acciones de la venezolana Sidor. Es que la negociación por el paquete sigue demorada. Y cuanto más tiempo pasa, más crecen las preocupaciones del Grupo ya que los ingresos de Caracas se desinflan al compás de la dramática disminución del precio del petróleo. Lo que hubo hasta ahora es una transferencia de managemnet hacia la empresa que formó el estado venezolano que es la que hoy opera Sidor. Entre tanto y pese a los pronósticos sombríos de Paolo Rocca, Siderca, líder en tubos sin costura para la industria petrolera, trabaja al 80% de la capacidad con mermas del 30% en los pedidos del exterior. ¿Despidos? Prometen que no habrá, sólo proyectan paradas técnicas y ajustes en horas extras y turnos. El martes habrá un encuentro en la Copal, que aglutina a las alimenticias, para evaluar qué está pasando en el sector. La mala noticia vino en el último relevamiento que canta una caída de 12% en los volúmenes en la primera semana de diciembre respecto de un año atrás. Las industrias deslizan que les sobra mercadería y les faltan pedidos. Y los productores de duraznos, ajos, nueces, tomates y aceitunas revelan que están tirando la producción al colocarla a precios irrisorios. El exclusivo balneario uruguayo de José Ignacio, a 10 kilómetros de Punta del Este, fue escenario el año pasado de una pelea entre famosos argentinos y una de las principales desarrolladoras inmobiliarias Eidico, de capitales argentinos. ¿Adivine quién ganó la batalla? El último viernes Eidico comunicó a quienes estaban anotados en el proyecto, que suspendía la obra y que devolvía el dinero de la seña. El lote más económico arrancaba en 50.000 dólares Eidico pretendía levantar un country conocido como Barrancas de San Ignacio cerca de un barrio de chacras marinas. Una de las “piqueteras” fue Mirtha Legrand. También, Gustavo Cerati y Antonio de la Rúa y su novia, Shakira. “Tratándose de nuestro primer proyecto en Uruguay preferimos actuar con mayor cautela”, señalaron en carta a los inversores. Un dato cuanto menos llamativo: Eidico tiene múltiples desarrollos inmobiliarios en al Argentina en la franja que abarca Pilar y el Tigre.

Comentá la nota