Chávez va por las minas de oro en medio de la crisis

El presidente venezolano quiere diversificar la economía del país ante la fuerte caída del precio del petróleo y no encuentra mejor manera que con expropiaciones a “los ricachones que sacan el oro y se lo llevan”
El presidente Hugo Chávez dijo el sábado que Venezuela está revocando algunas concesiones para minas de oro, controladas por empresarios acaudalados. Chávez no mencionó las compañías específicas que serían afectadas, pero añadió que Venezuela está diversificando la economía para no depender tanto del petróleo, en medio de "esta crisis mundial de capitalismo", uno de cuyos efectos es "la caída de los precios del petróleo, que ya está por debajo de 30 dólares por barril".

"El año que viene, vamos a duplicar la producción de oro", agregó el presidente. "Vamos recuperando unas concesiones que le habían dado los gobiernos anteriores, y todavía están vigentes a unos ricachones, que sacan el oro y se lo llevan, explotando los mineros".

El mes pasado, el ministro de Minas, Rodolfo Sanz, anunció los planes de Venezuela para revocar la concesión de la mina aurífera más grande del país, operada por Crystallex International Corp., con sede en Canadá. Sanz señaló que la mina de Las Cristinas operaría bajo control del Estado a partir del año próximo. "A raíz de la crisis financiera que se ha extendido a escala mundial, es necesario tratar de recuperar nuestro oro para aumentar nuestras reservas internacionales", dijo Sanz a la radio estatal.

En los meses recientes, el gobierno de Chávez ha tenido diferentes confrontaciones con las empresas internacionales de extracción de oro, pero la situación se ha agravado ante el desplome de los precios del petróleo, algo que ha reducido los ingresos gubernamentales.

Los precios del crudo liviano y de bajo contenido sulfuroso se han derrumbado a menos de una cuarta parte de los observados en julio, de 147 dólares por barril. El petróleo representa el 94% de las exportaciones venezolanas y casi la mitad del presupuesto gubernamental.

"Eso nos va a impactar sin duda, en los próximos años", reconoció Chávez, quien aseguró sin embargo que su país aprovechará ese impacto y lo convertirá en algo "positivo". El mandatario ha señalado que los efectos de la crisis serán resentidos mucho antes por la "oligarquía" capitalista, y no por los pobres, quienes se benefician del gasto social.

"No se va a detener la inversión social de la salud, de educación, de las misiones. Eso para nosotros es algo sagrado", destacó. "Estamos hablando de la economía... preparándonos para la crisis que sigue hundiendo el mundo... para seguir adelante en nuestra economía productiva".

Crystallex no respondió a las llamadas que se le hicieron el sábado, en busca de una reacción. Pero la empresa informó a comienzos de este mes, en un comunicado, que no ha recibido una comunicación oficial respecto de los cambios en el control de Las Cristinas.

Comentá la nota