Chávez llamó "bandida" a una jueza y pidió una pena máxima de 30 años

La magistrada había dejado en libertad a un banquero preso. El presidente se indignó.
La detención de una jueza en Venezuela, el jueves pasado, sigue causando polémica en ese país. El presidente Hugo Chávez pidió la "pena máxima" de 30 años de prisión para la magistrada, por supuesto abuso de autoridad, al dejar libre a un banquero encarcelado. Las asociaciones de abogados no tardaron en denunciar una fuerte presión del poder Ejecutivo sobre el Judicial.

El viernes, el presidente llamó "bandida" a la jueza María Lourdes Afiuni y desató el rechazo de la oposición y de expertos legales, según los cuales el caso es un indicio más de la influencia que Chávez ha ganado sobre la Justicia.

La jueza será juzgada por "abuso de autoridad, favorecimiento para la evasión y asociación para delinquir". Afiuni, junto con dos alguaciles, "fueron privados de libertad por estar presuntamente implicados en irregularidades que habrían permitido la libertad del banquero Eligio Cedeño, ocurrida el jueves 10 de diciembre", informó el domingo un comunicado del Ministerio Público venezolano.

"Habrá que meterle pena máxima a esta jueza, 30 años pido yo a nombre de la dignidad del país. Esa jueza tiene que pagar, con todo el rigor de la ley, lo que ha hecho", declaró Chávez el viernes durante un acto transmitido por TV, luego de que ella ordenara la libertad provisional de Cedeño, detenido en 2007 por participar en un presunto fraude bancario.

Chávez afirmó que la liberación de Cedeño fue planificada entre sus abogados, la jueza, las secretarias y los alguaciles del tribunal. Según el presidente, la supuesta "trampa" consistió en citar al banquero a una audiencia sin la presencia del fiscal que lleva su caso y permitir su salida del tribunal.

"Ella se llevó al preso, hizo la audiencia sin el fiscal del caso, lo metió en el tribunal y lo sacó por una puerta de atrás y se fugó", se indignó Chávez. Y afirmó que, según el informe de los investigadores, la jueza y los abogados firmaron antes papeles en blanco para tener todo listo en el momento de la presentación del empresario.

"Esa jueza es una bandida, exijo dureza contra ella. Es mucho, mucho, mucho más grave un juez que libere a un bandido, que el bandido mismo", agregó.

Tras el rápido arresto de la jueza y la reacción furiosa de Chávez, se alzaron voces que afirman que este es un ejemplo más de la falta de independencia de la justicia.

"Se trata de una presión inadmisible del poder ejecutivo en el poder judicial", opinó Alberto Arteaga Sánchez, profesor de derecho penal de la Universidad Central de Venezuela. "Es un caso que realmente pone en evidencia la debilidad del sistema democrático venezolano", agregó.

El Colegio de Abogados de Caracas dijo que la decisión de la jueza de dejar en libertad al banquero mientras aguarda juicio era conforme a la ley. La presidenta del colegio, Yvett Lugo, señaló que "se evidencia la quiebra del estado de derecho y del principio de la separación de poderes".

Tras la excarcelación de Cedeño, a quien la jueza le prohibió salir del país y le ordenó presentarse cada 15 días al tribunal mientras espera la resolución de su caso, no se supo más del paradero del banquero. Medios locales informaron que la policía fue a su casa pero no lo encontró.

Comentá la nota