Chávez y Kadafi, por el socialismo africano y una OTAN para el Sur

El archipiélago caribeño reunió ayer a 60 representantes de países de Africa y América del Sur para impulsar el "eje Sur-Sur". "Unidos seremos libres", anunció el presidente bolivariano, anfitrión del encuentro. "Tenemos que crear una alianza para que estemos conectados", agregó el líder libio. Buscan que el nuevo grupo esté conformado para 2011, cuando se celebrará la próxima cita en Libia. También participaron el brasileño Lula da Silva, la argentina Cristina Kirchner y algunos dictadores africanos. En cambio, el colombiano Alvaro Uribe no estuvo en la isla.
Tras el cierre de la Cumbre del G-20 en Pittsburgh, el viernes, el mundo en vías de desarrollo no pierde protagonismo ni se baja del escenario. Unos 30 mandatarios sudamericanos y africanos están reunidos desde ayer en el hotel Hilton de la venezolana isla Margarita para potenciar su cooperación y voz en el concierto de naciones. De esta manera, Venezuela se vistió de gala para recibir a los representantes de 60 países de ambas regiones para la II Cumbre América del Sur-Africa (ASA).

"Bienvenidos a Margarita", dijo por la mañana de ayer un exultante anfitrión, el presidente venezolano Hugo Chávez. "Vamos a empezar a tejer la unión de Africa y Sudamérica porque sólo unidos seremos libres y les dejaremos a las generaciones venideras un mundo de iguales", prometió.

Con esta Cumbre, Chávez se pone a prueba como líder regional y aglutinador del Sur. "Está renaciendo el socialismo árabe y africano", diagnosticó el mandatario. "El socialismo africano va a terminar uniéndose al socialismo indoamericano y ese es el camino hacia la salvación del mundo", aseguró Chávez, que hoy tiene previsto un encuentro bilateral con su par brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva. "La apuesta que hicimos en el eje Sur-Sur fue victoriosa y no existe reto global que no pueda ser enfrentado en conjunto por Sudamérica y Africa", dijo Lula.

Entre sus primeras actividades de ayer, Chávez se reunió con el líder libio Muamar Kadafi, que rechazó el lujo del Hilton para instalarse en la carpa beduina que el magrebí montó en Porlamar, la principal ciudad de la isla donde se celebra la cumbre.

Acuerdos. En cuestión de minutos, ambos países suscribieron ocho acuerdos. No faltaron risas y momentos de distensión entre Chávez y Kadafi dentro del tendal. El venezolano logró que su par libio, al que visitó recientemente en Trípoli, viajara a América latina por primera vez tras cuarenta años en el poder.

"Tenemos que hacer una OTAN para el Sur, pero sin intención guerrera", propuso Kadafi. "América del Norte está vinculada desde todo punto de vista con Europa, mientras que en el Atlántico Sur hay un vacío. Tenemos que crear una alianza para que el sur se conecte como la OTAN en el Norte", expresó. Kadafi se fijó como objetivo que esta alianza estratégica esté conformada para 2011, cuando se celebrará la próxima reunión birregional en Libia.

El cónclave reúne desde ayer a todo tipo de líderes. Al polémico Kadafi se le suman los dictadores Robert Mugabe de Zimbabue; el sudanés Omar al-Bashir y Teodoro Obiang, de Guinea Ecuatorial. Por el lado sudamericano, Lula está bien secundado por la argentina Cristina Kirchner, la chilena Michelle Bachelet, el boliviano Evo Morales y el uruguayo Tabaré Vázquez.

En el proyecto de declaración de la Cumbre, que será firmado hoy, se destacan temas como la necesidad de crear una nueva arquitectura financiera, el rechazo al tráfico de drogas que afecta a las dos regiones, el respeto al principio de la no injerencia en las decisiones soberanas de los pueblos y la voluntad de concretar proyectos comunes en el ámbito energético.

El 24% de las riquezas de hidrocarburos del mundo se encuentra en Africa y Sudamérica. Por eso, la cooperación en proyectos petroleros es una de las cuestiones centrales. Otro de los puntos que están en discusión es la necesidad de reformar instituciones como la ONU y su Consejo de Seguridad.

"Guerra en el vecindario"

"Nos preocupa mucho que se lleven para nuestro vecindario la guerra nuclear. Eso no lo podemos permitir de ninguna manera", dijo ayer el presidente colombiano Alvaro Uribe, en un encuentro con compatriotas en la ciudad estadounidense de Boston, al mismo tiempo que en Venezuela el presidente libio Muamar Kadafi le proponía a su par venezolano Hugo Chávez crear una "OTAN del Sur". "El pueblo colombiano siente que hay un crecimiento angustiante de la violencia en el vecindario", remarcó Uribe en un discurso en el que explicó los alcances del acuerdo militar que suscribió su gobierno con Washington.

En Boston, adonde llegó el viernes luego de participar en la Asamblea de Naciones Unidas en Nueva York, Uribe aseguró que a diferencia de otras naciones andinas, su gobierno adquirió armamento para enfrentar el conflicto interno y "no pensando en guerras con otras naciones".

Comentá la nota