Chávez insiste y ordena reactivar su reelección "hasta el 2021"

Llamó a su partido a iniciar "el debate y las acciones" para impulsar una enmienda constitucional. Fue tras los comicios regionales en los que la oposición se impuso en zonas clave. Hace un año, su propuesta fue rechazada en un referéndum.
En un nuevo desafío a la oposición, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llamó ayer a su partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a iniciar el "debate y las acciones" para impulsar una enmienda Constitucional que le permita instaurar la reelección presidencial ilimitada. Así, retomó la polémica idea que debió abandonar tras su derrota en un referéndum hace un año.

"¡Chávez no se va, Chávez se queda! Yo les doy mi autorización al PSUV, al pueblo venezolano, para que inicien el debate y las acciones para lograr la enmienda constitucional y la reelección del presidente de la República, y estoy seguro que ahora sí lo vamos a lograr", declaró el mandatario en un acto transmitido por cadena nacional de radio y TV.

"¡Vamos a demostrar quién manda en Venezuela! Tienen mi aprobación para tomar las acciones que haya que tomar y yo, si Dios quiere, ¡estoy listo para estar con ustedes hasta el 2019, hasta el 2021!", se entusiasmó, durante un discurso en la asunción del nuevo alcalde del municipio caraqueño de Libertador, el oficialista Jorge Rodríguez.

Chávez asumió la presidencia en febrero de 1999, relegitimó su poder en una elección en el año 2000 y fue reelegido en diciembre de 2006 para un segundo y último período consecutivo de seis años, hasta 2013, según dicta la Constitución Bolivariana aprobada en 1999 y que sólo admite una reelección presidencial sucesiva.

El año pasado impulsó una nueva reforma constitucional que, entre otros 60 puntos, incorporaba la posibilidad de la reelección indefinida. Su proyecto, sin embargo, quedó trunco cuando el 50,70%. de la población le dijo "no" a su proyecto, en un referéndum en diciembre. Chávez dijo entonces que no era momento de insistir con el plan.

Pero los resultados de las elecciones regionales y municipales del domingo pasado, en el que la oposición ganó terreno y se impuso en cinco estados y en los municipios más importantes del país, lo hicieron dar un giro. Según explicó, la idea de iniciar el debate sobre una enmienda se debe a la "actitud fascista" adoptada por los nuevos gobernadores y alcaldes opositores, que irían en contra de los proyectos sociales que impulsa su gobierno "revolucionario".

En los comicios del 23 de noviembre, el oficialismo consiguió más de dos tercios de las gobernaciones, pero perdió los centros urbanos clave.

El PSUV ganó en 17 de los 22 estados pero fue derrotado en algunas zonas del denominado "corredor electoral", los estados costeros que concentran la mayoría de los votos: Zulia, Miranda y la Alcaldía Mayor de Caracas.

El presidente dijo que en algunas de estas gobernaciones y en alcaldías como la Metropolitana, ya seguidores de los gobernantes electos comenzaron a atacar en acciones de desalojos a los médicos cubanos, las misiones educativas, sedes del PSUV y otras obras sociales del gobierno, informó la Agencia Bolivariana de Noticias.

"Ahora, viendo esto que está pasando, ahora viendo más clara la gran amenaza que se cierne sobre el pueblo venezolano, pues ahora yo digo: ¡ustedes tienen razón. ¡Uh, ah, Chávez no se va!", arengó el mandatario, ante los aplausos de sus seguidores.

La enmienda constitucional se puede activar mediante las firmas de un 15% de los ciudadanos inscriptos en el registro electoral, para lo cual se requiere la iniciativa de un 30% de los integrantes de la Asamblea Nacional, de 167 miembros -casi todos oficialistas, ya que en 2005 la oposición se retiró a último momento de los comicios legislativos- o la propuesta del presidente.

Para el primer vicepresidente del PSUV, general Alberto Müller, aunque "el presidente Chávez ha entendido que el sistema político venezolano no puede estar condicionado por la presencia de una persona", también considera que "en las condiciones actuales, aun con el partido, su figura juega un papel simbólico en la unidad y estabilidad del sistema".

La propuesta de enmienda, independientemente de la vía de activación, debe ser entregada al Consejo Nacional Electoral (CNE) y sometida a referendo popular.

La oposición ha criticado la pretensión de Chávez de replantear la medida y ha afirmado que su activación sería ilegal, pues ya fue presentada con la reforma constitucional y rechazada en las urnas el año pasado.

En tanto, el secretario general del partido opositor Acción Democrática, Henry Ramos Allup, llamó el sábado a los sectores adversos al proyecto político de Chávez a mantenerse movilizados en contra de la eventual enmienda constitucional que permitiría una nueva postulación del actual mandatario, que gobierna al país desde 1999.

Comentá la nota