Chávez: "Nos estamos jugando el futuro de la revolución"

El presidente venezolano intensifica su presencia en las calles y arenga a sus partidarios para buscar votos de cara a las próximas elecciones regionales y municipales
CARACAS.- "Buenas noches Carmen, ¿cómo está la familia?" Quien llama no necesita presentación. Al otro lado del hilo la sorpresa se mezcla con el nerviosismo de escuchar, pasada la medianoche, la voz del presidente venezolano Hugo Chávez que desea informarse del curso de la campaña.

Para el mandatario la política no tiene horario. En este caso su atención se centra en las elecciones regionales y municipales del 23 de noviembre en las que según el propio Chávez está en juego el "futuro de la revolución".

"Nos estamos jugando el 23 de noviembre el futuro de la revolución, el futuro del socialismo, el futuro de Venezuela, el futuro del gobierno revolucionario y también el futuro de Hugo Chávez", insistió el presidente en estos días.

Por todo ello, Chávez no duda en tomar el teléfono y llamar personalmente a responsables de comandos de campaña en el último rincón de Venezuela para preguntarles si van "puerta por puerta" buscando votos para los candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

"Si hubiera que ir a buscar a un militante inscrito al fin del mundo, allá habrá que ir", zanjó el presidente.

En esta noche precisa, Carmen, Haydée y otros militantes del PSUV responden las llamadas del mandatario, realizadas desde el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas y retransmitidas en directo por el canal oficial de televisión hasta pasadas las dos y media de la madrugada.

Sondeos preocupantes. Según los últimos sondeos, el PSUV podría perder al menos en cuatro o cinco estados sobre un total de 24 (incluyendo el distrito capital). En este momento, la oposición controla dos estados y hay otros cuatro en manos de disidentes del chavismo.

Con un objetivo declarado de ganar en el "100% de las gobernaciones", Chávez ha multiplicado sus actos públicos, se desplaza diariamente de estado en estado y ha endurecido claramente el tono en sus ataques contra sus adversarios.

"Asqueroso traidor", "apátrida", "oligarca" o "mafioso" son algunos de los apelativos usados por Chávez para referirse al gobernador del estado Sucre, Ramón Martínez, disidente del movimiento bolivariano, o al gobernador de Zulia, Manuel Rosales, dos de sus blancos preferidos a los que el presidente amenazó incluso con "llevarlos presos".

"Es un lenguaje impropio para el presidente que debe gobernar para todos los venezolanos", aseguró el jefe del partido opositor Copei, Luis Ignacio Planas.

Ajeno a las críticas, el presidente inaugura hospitales y carreteras, pone la primera piedra de proyectos de infraestructura, participa en la ceremonia de graduaciones de médicos o enfermeras, visita escuelas y recorre las barriadas junto a sus candidatos subido en un camión.

Observadores. Un total de 130 observadores internacionales participarán en los comicios regionales y municipales de Venezuela, que se celebrarán el 23 de noviembre, informó hoy en un comunicado el Consejo Nacional Electoral (CNE).

Los observadores provienen de los 34 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) y son funcionarios de alto nivel de tribunales electorales del hemisferio, académicos y representantes de organismos internacionales, explicó Rosaura Sierra, directora general de Relaciones Internacionales del CNE.

La rectora del CNE, Tibisay Lucena, destacó que "la confianza, curiosidad y admiración por la plataforma tecnológica venezolana han convertido a la tradicional observación internacional en un programa de acompañamiento para conocer el sistema electoral venezolano".

Comentá la nota