Chávez endurece su discurso electoral

Busca así restar votos a sus rivales en Estados gobernados por la oposición.Por: Telma Luzzani
Una lluvia como sólo se conocen en el trópico, implacable, intensa y sorpresiva, obliga a todo el mundo a resguardarse, incluyendo a un puñado de chavistas que buscaba con tesón pero inútilmente votos en el barrio del Chacao, de clase alta, la zona más antichavista de toda Caracas.

Militantes de la oposición y del oficialismo hacen estos días los últimos esfuerzos antes de que empiece, el viernes, la veda electoral, y ya no se pueda hacer más propaganda para las elecciones del domingo, en las que los venezolanos elegirán 22 gobernadores y 328 intendentes en todo el país.

El peso más fuerte de la propaganda cae, por supuesto, sobre los propios candidatos y, en el caso del oficialismo, sobre el presidente Hugo Chávez, quien ha multiplicado en esta semana su presencia en distintos actos y ha endurecido su discurso. "Había temor por posibles focos de conflicto o quema de neumáticos pero afortunadamente está todo tranquilo. Las únicas confrontaciones son las verbales, sobre todo, por el lenguaje duro que usa el presidente, principalmente en aquellas zonas donde puede perder", dijo a Clarín, el director del periódico Ultimas Noticias, Eleazar Díaz Rangel.

"Manuel Rosales ha convertido al estado de Zulia en un nido de mafiosos, de 'pitiyanquis'. Estás agarrado con las manos en la masa, no te salva nadie de la chirola (cárcel)", gritaba casi ronco el presidente venezolano en un acto que tuvo lugar en Maracaibo, la capital de ese riquísimo estado petrolero, y que fue transmitido por TV. Luego Chávez acusó al gobernador y ex rival en las elecciones de 2006, de tener dinero en el extranjero y haber comprado propiedades.

"Es difícil de evaluar hasta dónde puede llegar con la polarización que logra con un discurso tan duro", opinó a su vez el analista Vicente León de la encuestadora Datanálisis. En esto hay discrepancias. "El gobierno cree que una máxima polarización le asegura más votos. Pero no todas las encuestas indican esto. Hay sondeos que marcan que un alto rechazo a este tipo de lenguaje hizo bajar la intención del voto del candidato chavista en Zulia, Giancarlo Di Martino", dice Díaz Rangel.

Los estados en donde Chávez desarrolló esta estrategia son cuatro. Zulia y Nueva Esparta, gobernadas por la oposición. Sucre, donde siempre ganó el chavismo, pero el gobernador Ramón Martínez, que pertenece al partido Podemos, se pasó a la oposición. Y Carabobo, un estado importante porque hay mucha población. El gobernador de esta provincia, Acosta Carlés, era chavista, un viejo aliado de la primera hora, pero hay sospechas de corrupción, de mal desempeño, y el oficialismo nombró otro candidato: el animador de TV Mario Silva, un superchavista. En una palabra, el candidato opositor tiene más chances porque las fuerzas chavistas van divididas.

En lo que coinciden todos -gobierno, opositores y analistas- es que en Zulia se librará "la batalla nacional" ya que también se confrontarán allí dos ideologías y dos modelos de país, uno representado por el actual gobernador Rosales y su delfín Pablo Pérez; y el otro por Di Martino, el candidato de Chávez. Hasta ahora, de las 22 gobernaciones que hay en Venezuela 20 son chavistas. Sólo Zulia y Nueva Esparta (la isla Margarita) son opositoras.

Comentá la nota