Chávez dice que gobernará a Venezuela otros once años

Afirmó que, "Dios mediante, si ustedes quieren", llegaré a 22 años en el poder.
El presidente venezolano, Hugo Chávez, recordó que tiene 55 años de edad, al celebrar ayer 11 años como gobernante, y previó que, a los 66, cumplirá 22 en el poder. Admitió, aunque no lo descartó, que sería "como demasiado" celebrar 77 años de vida y 33 en la presidencia. "Este número once a mí me gusta (...); he cumplido cinco veces 11 y los próximos once prometo cuidarme un poco más y, si ustedes lo quieren, tendré 66, Dios mediante, y 22 como presidente". Luego añadió: "Pero en los otros once años que vienen no quiero pensar, serían 77 años y 33 (en el gobierno) y ya sería como demasiado tiempo". En un discurso transmitido en cadena nacional añadió que su revolución llegó para gobernar 900 años.

"Cumplimos hoy apenas once añitos. ­Es un niño todavía nuestro Gobierno, ¡es una niña aún nuestra revolución!", exclamó y reveló que recientemente un sacerdote le recomendó citar al Apóstol San Pablo y decir: "Me consumiré gustosamente al servicio de ustedes".

"Entonces yo me aferro a Cristo, al que amo desde que era monaguillo y sobre todo tras el golpe de Estado" -que no pudo derrocarlo en abril de 2002, añadió-, y pidió a sus seguidores estar siempre alertas para impedir que se repita, porque "el diablo nunca duerme".

Ayer Chávez renovó a su gabinete, tras varias renuncias. Asumió como vicepresidente el ultrachavista Elías Jaua y nombro nuevos titulares de Cultura y Turismo.

Jaua mantuvo su cargo simultáneo de ministro de Agricultura y Tierra. Días atrás, asumió el general Carlos Mata en Defensa y Alejandro Hitcher a cargo de Ambiente.

En el día que completó su gabinete y luego de varias semanas de tensión por el cambio de año con feriado cambiario y mega devaluación, la muerte de dos jóvenes en protestas por la ofensiva contra la prensa, la inflación y, el lunes, un pronunciamiento de ex aliados militares de Chávez pidiendo su renuncia, el presidente hizo un balance de gestión.

El mandatario subrayó que "resucitó el socialismo en la Venezuela bolivariana" y que también "resucitó el proyecto de Cristo liberador". Tras señalar que no le importaba que lo acusaran de "ambicioso", indicó: "Me libero de toda ambición personal, a pesar de lo que digan de mí los escuálidos (como llama a la oposición). ­Digan de mí lo que quieran, no les hago caso, águila no caza moscas, hablen paja si quieren que no les hago caso".

La relación con los opositores se tensó sobre todo porque este año habrá legislativas y los partidos no chavistas volverán a presentarse, lo que no hicieron en 2004 y dejó al oficialismo con control parlamentario total. Chávez confía en ganar porque, dijo, en estos 11 años logró que Venezuela sea "un país independiente" con éxitos "en lo político, económico, social, en la educación, la salud, el empleo, el salario, el ingreso, el bienestar, en lo científico, en lo tecnológico", y subrayó que también en política internacional.

Comentá la nota