Chávez no va a la cumbre de El Salvador por seguridad

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, informó ayer que suspendió su viaje a El Salvador de esta semana para participar en la Cumbre Iberoamericana (del 29 al 31 de octubre) por falta de garantías a su seguridad. Además, acusó al gobernador opositor Manuel Rosales de querer matarlo y dijo que se ha propuesto "meterlo preso".

"Acabo de suspender mi viaje a El Salvador porque no se me garantiza la vida", declaró Chávez en un encuentro con empresarios en Maracaibo, en el occidente del país. El mandatario señaló que en estos días recibió "una serie de informaciones" preocupantes sobre su seguridad, que lo impulsaron a suspender su participación en la cumbre. Afirmó que en Centroamérica "hay militares (venezolanos) protegidos por algunos gobiernos centroamericanos" y la CIA y el FBI estadounidenses que planean atentar en su contra.

Además, dijo que está decidido a llevar a la cárcel al líder opositor Rosales, su rival en las elecciones de 2006, a quien acusó de enriquecerse y promover grupos mafiosos en el estado occidental de Zulia. "El está tratando de matarme. Yo no voy a matarlo, yo no mato a nadie, pero sí soy jefe de Estado. Estoy decidido a meter preso a Manuel Rosales", exclamó, entre los aplausos de los asistentes.

"Hago un llamado público a la fiscal general, al Tribunal Supremo de Justicia, a que actúen", siguió Chávez. "Hay denuncias: 11 fincas tienen su nombre, viviendas lujosas, movimientos de capitales, testaferros, mafias, narcotráfico, arsenales de guerra", insistió. Rosales aspira a obtener la alcaldía de Maracaibo en las elecciones del 23 de noviembre. Chávez dijo ayer que si Rosales gana "sería una catástrofe". Según el mandatario, se prepara un plan llamado "la verdadera crisis de Chávez" para que la oposición gane varias gobernaciones y alcaldías para desde allí "arremeter contra el Estado central para llevarnos por la violencia y hacer ingobernable a Venezuela". Caracas y 17 estados son gobernados por el oficialismo. En otros 4 lo hacen disidentes y la oposición gobierna en 2. Las últimas encuestas indican que los opositores podrían ganar entre 5 y 7 gobernaciones en estos comicios.

Comentá la nota