Chávez busca un préstamo de Brasil por US$ 4.300 millones

Chávez busca un préstamo de Brasil por US$ 4.300 millones
Es para financiar importaciones de bienes y servicios de empresas brasileñas.
En una mini gira sudamericana, el presidente Hugo Chávez llegará esta noche a Salvador (capital del estado de Bahía) para una cita con su colega brasileño Lula da Silva. El venezolano tiene una prioridad: la firma de convenios para obtener financiación de hasta 4.300 millones de dólares a ser otorgada por el brasileño Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social. Y prendará reservas petroleras de su país como garantía de los créditos.

Los nuevos recursos están destinados en realidad a financiar importaciones de bienes y servicios de empresas brasileñas que ya actúan en ese país. Una parte del préstamo, que corresponde a 732 millones de dólares, ya está lista para ser firmada y tiene como destinataria final la constructora brasileña Odebrecht, que está cargo de las obras del subterráneo de Caracas. Chávez y Lula hablarán también del Banco del Sur, cuyo proceso de capitalización ya está en marcha y discutirán la próxima cumbre de Unasur.

La colocación del petróleo como garantía fue una oferta de Chávez el titular del BNDES, Luciano Coutinho, la semana pasada, cuando el banquero estuvo en Caracas. Según informó entonces el propio Coutinho, es un mecanismo que permite reemplazar el sistema de garantías utilizado bajo el sistema de ALADI (Asociación Latinoamericana de Desarrollo e Integración) que ampara operaciones crediticias internacionales entre sus países miembros. Los directivos de la institución financiera brasileña dijeron que Venezuela prácticamente no debe nada a Brasil e indicaron que es el país que menos préstamos recibió en la región proveniente del BNDES. Según informó el diario Folha de Sao Paulo, la oferta de petróleo como prenda es una novedad en Venezuela y fue facilitada por la ley de administración financiera que aprobó el Parlamento venezolano. El gobierno de Chávez experimentó un fuerte impacto de la crisis mundial al caer sus ingresos petroleros por el derrumbe de los precios. Eso explica que pida auxilio financiero a Brasil para las obras que ya están en ejecución, en la que participan varias empresas brasileñas. No sólo Odebrecht sino también Braskem y la otra gran constructora, Andrade Gutiérrez.

Ayer, el jefe de Estado venezolano estuvo en la capital de Ecuador junto con el presidente Rafael Correa y Evo Morales. Con ambos conversó sobre cuestiones energéticas, pero también sobre la futura reunión de UNASUR. A partir del segundo semestre, le toca a Quito encabezar la presidencia pro tempore de la región, que hoy está en manos de la chilena Michel Bachelet. Tanto Chávez como Correa defendieron las nacionalizaciones y coincidieron en que el Estado debe asumir el control de áreas estratégicas. Chávez acaba de estatizar una siderúrgica en la que Techint tenía participación mayoritaria. La multinacional, con sede en Buenos Aires, ya recibió casi 2.000 millones de dólares en una indemnización pactada con el gobierno por Sidor.

Comentá la nota