Chávez apela a las reservas del Central

Anunció que US$ 7000 millones se destinarán a un fondo de desarrollo; ordenó a los militares que controlaran el aumento de precios
CARACAS.- En otra controvertida iniciativa destinada a combatir la recesión, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció que el Banco Central de su país transferirá en pocos días 7000 millones de dólares de sus reservas internacionales a un fondo de desarrollo.

El mandatario anunció la medida anteanoche, un día después de que su gobierno pusiera en marcha una sustantiva devaluación del bolívar, que lanzó a los venezolanos a los comercios ante el temor de que los precios se disparen en el país con mayor inflación de América latina.

En ese contexto, Chávez ordenó ayer a los militares verificar, a partir de hoy, que los comerciantes no remarquen los precios como producto de una devaluación que depreció el bolívar entre un 17 y un 50%.

El presidente amenazó con confiscar cualquier negocio que especulara con sus productos.

El mandatario bolivariano resaltó además que las reservas del Banco Central de Venezuela superaron los 35.000 millones de dólares, un nivel que se encuentra por encima del nivel "óptimo" de 28.000 millones, y que las reservas "excedentarias" serán transferidas al Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden), una empresa creada en 2005 para financiar grandes proyectos de inversión social.

"El Banco Central de Venezuela debe transferir al Fonden todo lo que esté por encima de 28.000 millones de dólares (...), serán 7000 millones de dólares", apuntó el mandatario en un acto realizado en Caracas.

Estas transferencias de recursos han sido duramente criticadas por economistas opositores, quienes consideran que socavan el respaldo de la moneda venezolana, el bolívar, que el viernes fue devaluada por primera vez en cinco años.

La cotización del bolívar era hasta el viernes de 2,15 por dólar. Desde hoy, la moneda se regirá con dos tipos oficiales de cambio: uno de 2,6 bolívares para productos de primera necesidad, remesas e importaciones del sector público, y otro de 4,30 bolívares para el resto de los productos.

Este último tipo de cambio se aplicará a las divisas generadas por el petróleo, lo que -según analistas- permitiría al gobierno incrementar el gasto público en un año electoral.

Canales de televisión y diarios mostraron ayer fotos de largas filas de personas que compraban electrodomésticos, además de diversos análisis de cómo afectará la devaluación a la economía.

La mayoría de los productos consumidos por los venezolanos son importados. Pero el gobierno socialista, que acusa a los medios de intentar generar pánico, asegura que el impacto de la devalución sobre los precios no sería fuerte.

La inflación venezolana es la más alta del continente; fue de 25,1% en 2009 y es una de las mayores preocupaciones de los venezolanos.

En este sentido, Chávez ordenó a su ministro de Defensa, Ramón Carrizales, que verificara que no se dispararían los precios. "Quiero que la Guardia Nacional se vaya a la calle con el pueblo a luchar contra la especulación", dijo Chávez en su programa Aló, Presidente.

"Algunos burgueses, oligarcas (...) están diciendo que por las medidas anunciadas el viernes ellos tienen que incrementar todos los precios... ¡De ninguna manera lo vamos a aceptar!", manifestó Chávez.

"Lo primero que hago es llamarlos a que no lo hagan, y al pueblo a que no permita que le roben. No hay ninguna razón para que aumenten los precios de nada", insistió el presidente venezolano.

También advirtió a los comerciantes de su país que podría ordenar la expropiación de aquellos negocios que incrementen los precios de forma excesiva.

"A los dueños [que aumenten los precios] vamos a llamarlos los pluscuálidos, [que] son los saqueadores del pueblo, los que abusan de los precios", señaló Chávez, que explicó que los negocios que sean intervenidos serán puestos en manos de "los trabajadores, [del] pueblo" para instaurar un nuevo sistema de comercio "socialista".

El gobierno afirma que la devaluación busca fomentar la producción nacional. En la misma línea, creó ayer un fondo para sustituir importaciones.

"El Fondo Bicentenario: 1000 millones de dólares para la sustitución de importaciones, empezando por los alimentos, primero que nada", anunció Chávez, y aclaró que del fondo saldrán créditos y subsidios.

La nueva batería de medidas macroeconómicas tiene lugar meses antes de las cruciales elecciones legislativas de septiembre, en las que Chávez buscará mantener su abrumadora mayoría.

Ayer la oposición volvió a criticar la devaluación. El coordinador nacional del partido opositor Primero Justicia, Julio Borges, dijo que la medida busca "continuar el despilfarro en regaladera, compras militares y estatizaciones". "Mientras el gobierno se vuelve rico, el pueblo se vuelve el doble de pobre", afirmó.

En tanto, el presidente de Copei-Partido Popular, Luis Ignacio Planas, denunció que el dinero que recibirá el gobierno por la modificación del tipo de cambio será utilizado con fines políticos.

Agencias AFP, DPA, EFE y Reuters

Debacle monetaria

* Control . Chávez impuso un férreo control de cambio en 2003 para detener una fuerte fuga de capitales tras la crisis política. Se fijó en 1600 bolívares por dólar

* Devaluación . La devaluación del viernes es la tercera desde entonces. La anterior había sido en 2005, cuando se devaluó a 2150 bolívares por dólar. En 2008 se eliminaron tres ceros

* Mercado paralelo . El viernes trepó hasta 7 bolívares por dólar

* Inflación . Las sucesivas caídas del bolívar suelen acelerar los precios en la economía petrolera, que importa la mayor parte de lo que consume

* Deterioro . En los 70, la moneda venezolana era una de las más fuertes de la región, pero desde entonces ha sufrido una larga historia de inestabilidad

Comentá la nota