Chávez anuló el plan de emergencia en Caracas

El mandatario cuestionó las "fallas técnicas" del plan de emergencia en Caracas, pero indicó que seguirá en el resto del país.
El gobierno de Venezuela decidió suspender el plan de racionamiento eléctrico en Caracas. Ayer por la madrugada, Hugo Chávez anunció la suspensión de cortes programados en la capital debido a la existencia de fallas técnicas en su implementación. Por los errores cometidos, el ministro de Energía, Angel Rodríguez, fue destituido de su cargo. Entretanto, el mandatario dijo que el plan de racionamiento seguirá aplicándose en el resto del país, aunque con "responsabilidad y sin errores".

"Rectificar es de sabios. Después de 24 horas de implementación de cortes, me he dado cuenta de que han surgido impactos no deseados, y entonces yo quiero decirle al pueblo de Caracas que el plan de racionamiento se suspende", dijo Chávez por teléfono al programa La Hojilla del canal estatal VTV. El presidente reconoció la existencia de múltiples fallas en la ejecución del plan, lo que provocó el inmediato pedido de renuncia del ministro de Energía Eléctrica. "Le he pedido la renuncia al ministro Angel Rodríguez. Ya conversé con él, lo ha tomado como un soldado, de la mejor manera", aseguró el presidente, aunque no reveló aún quién lo reemplazará en la cartera.

Caracas, que cuenta con una población de más seis millones de habitantes, no estaba preparada para soportar la estrategia planteada por el gobierno. Los errores técnicos cometidos en la ejecución de los cortes de luz hicieron que la ciudad se convierta en un caos. Los ciudadanos caraqueños tuvieron que enfrentar problemas en el tránsito y alteraciones en el funcionamiento de comercios e industrias. Hospitales y escuelas quedaron a oscuras, aunque según se había ordenado ellos no estarían afectados por el racionamiento. La policía se vio obligada a fortalecer las medidas de seguridad para evitar incidentes, mientras que grupos de ciudadanos con cacerolas en mano se quejaban en las calles. Chávez lamentó lo sucedido y se refirió a que su intención "no había sido causar inconvenientes, ni incomodidades". Pero a la vez subrayó que el plan seguirá rigiendo en el resto de Venezuela hasta mayo próximo. Acorde con sus dichos, en las provincias la medida sí funcionó correctamente y por ello seguirá ejecutándose con extrema "responsabilidad y sin errores".

A pesar de los problemas, el gobierno venezolano sigue apostando al racionamiento eléctrico. En declaraciones recientes, el mandatario defendió su decisión de poner restricciones al uso de la luz y aseguró que la medida busca "el bien de todos; el gobierno no puede quedarse de brazos cruzados y esperar a que se apaguen las luces en todo el país quien sabe por cuánto tiempo", aseguró desde el palacio presidencial en días pasados. "Se trata de una necesidad del país, no es culpa de Chávez ni del gobierno", se defendió el gobernante.

El plan energético promulgado este martes se extendió desde la capital hasta casi todo el país. El mismo dividía a la capital venezolana en seis bloques donde cada zona sufriría un cronograma escalonado de cortes de luz de cuatro horas cada dos días. El gobierno chavista afirma que las medidas de racionamiento eléctrico son necesarias para poner un freno a la crisis que afecta al sector desde mediados de 2008. Desde la presidencia se sostiene que la causa del déficit energético se encuentra en la excesiva dependencia de la producción hidroeléctrica del embalse del Guri, responsable de producir cerca del 63 por ciento de la energía que se consume en Venezuela.

Entretanto, ayer se dio a conocer un informe publicado por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpolec). Según informa el documento, el sistema eléctrico nacional se encuentra en una situación crítica, siendo necesario tomar inmediatamente medidas para reducir el nivel de demanda de energía eléctrica. El informe señala que de continuar disminuyendo el nivel del embalse Guri, los venezolanos enfrentarían una severa crisis energética en 120 días, llevando la situación a un colapso eléctrico nacional. La Corpolec estimó que debe haber una reducción del consumo de 1600 kw, y esbozó una serie de recomendaciones para la generación de un plan integral de racionamiento. Entre ellas se destacan: la reducción de la demanda de energía en centros comerciales, la reducción de la demanda de energía en edificios de la administración pública, y la reducción de las ventas de energía a Brasil en un 70 por ciento.

Comentá la nota