Chávez ahora planea ocupar una industria norteamericana

Es la farmacéutica Pfizer Inc., que está cerrada desde mayo, según anunció el ministro chavista de Comercio, Eduardo Samán. Así se reanuda la ola de estatizaciones del caudillo caribeño

El funcionario afirmó este martes que las autoridades locales se reunirán esta semana con representantes de la farmacéutica estadounidense Pfizer Inc. para evaluar la situación de una planta que mantienen cerrada desde mayo en Venezuela y decidir su posible ocupación temporal.

"El jueves se evaluará la situación con el laboratorio (Pfizer), y si no hay resultados positivos vamos a proceder a la ocupación temporal de la empresa con el propósito de reactivar la planta", dijo Samán a la estatal Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

El ministro para la Salud, Carlos Rotondaro, sostendrá el jueves un encuentro con los representantes de Pfizer para acordar la activación de la planta ubicada en la localidad central de Valencia, informó Samán.

"Ellos (Pfizer) cerraron la planta luego de manifestar que no se paralizarían, engañando no sólo al gobierno, sino a los trabajadores. Así es como el diablo y las transnacionales pagan a los pueblos", agregó en el clásico lenguaje provocativo e incendiario de los dirigentes chavistas.

Pfizer no emitió ningún comentario de momento sobre el anuncio del gobierno venezolano y las llamadas a los números que aparecen registrados a su nombre no fueron atendidas.

El ministro dijo que el régimen chavista tiene previsto "promover sólo la importación de materia prima e insumos para fortalecer la producción nacional (de medicinas), y buscar que retornen laboratorios que se han instalado en Colombia".

Samán explicó que la administración bolivariana irá reduciendo la entrada de medicamentos terminados para estimular la industria nacional. El régimen bolivariano ha justificado la acción contra Pfizer alegando que lo busca es la defensa de varios centenares de puestos de trabajo de la empresa.

El gobierno del autócrata ha tomado el control de algunas plantas procesadoras de alimentos de capitales venezolanos y foráneos alegando el supuesto incumplimiento de la normativa legal.

Comentá la nota