Chávez acusó a Bachelet y provocó un roce con Chile

Le reprochó haberse reunido con Biden y con Brown; réplica inmediata desde Santiago
DOHA.- El presidente venezolano, Hugo Chávez, criticó ayer en Qatar a su par chilena, Michelle Bachelet, por haber invitado a la Cumbre de Líderes Progresistas celebrada el fin de semana pasado en Viña del Mar al vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y al primer ministro británico, Gordon Brown, "representantes de los imperios".

Chávez, que asistió a la II Cumbre América del Sur-Países Arabes (ASPA), en Doha, expresó su extrañeza por el hecho de que líderes que se califican como progresistas se reunieran con Biden y Brown.

"Hay unos progresistas por ahí que no entiendo. Voy a preguntarle a [el presidente de Brasil, Luiz Inacio] Lula [da Silva] más tarde", dijo Chávez.

A la cumbre de Viña del Mar, a la que Chávez no fue invitado, asistieron líderes de varios países latinoamericanos, entre ellos Bachelet, Lula y la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, a quien Chávez no mencionó ayer.

A juicio de Chávez, la invitación cursada por Bachelet, presidenta de turno de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), a Washington y a Londres "pone en peligro la unión sudamericana". "No le hace nada bien a la unidad de Sudamérica que la presidenta de Chile convoque una reunión con dos representantes de los imperios (...) Así lo digo, porque un revolucionario, y yo lo soy, no debe callar; debe decir su verdad", declaró Chávez, que coincidió en Doha con Bachelet, Lula, Cristina Fernández de Kirchner y otros líderes de la región (ver Pág. 6).

La respuesta del gobierno chileno no tardó en llegar. La vocera del Palacio de la Moneda, Carolina Tohá, declaró en Santiago que Bachelet "es un símbolo de unidad y diálogo en todo el mundo", y salió al paso de las acusaciones del líder venezolano: "Al gobierno le parece que las palabras del presidente Chávez son completamente inadecuadas".

Tohá señaló que Chile participa en todas las instancias donde hay actores relevantes, como la cumbre de líderes progresistas, y donde se pueda "construir diálogo". La vocera gubernamental precisó que Chile no utilizará los canales diplomáticos para expresar su molestia con Chávez.

Durante su intervención en la cumbre de Doha, Chávez propuso la creación de una nueva divisa sustentada por el petróleo para desafiar al dólar estadounidense. "Nosotros tenemos la idea de una moneda internacional, el «petro», la «petromoneda», que se fundamenta en las grandes reservas de petróleo que tenemos algunos países del mundo", sugirió Chávez.

La crisis económica acaparó gran parte de la reunión de trabajo en Doha. Muchos de los países presentes han visto disminuir sus ingresos por la caída de precios del petróleo. Además, los mandatarios latinoamericanos y árabes se comprometieron a aumentar sus vínculos comerciales (21.000 millones de dólares de intercambio entre las dos regiones en 2008). El impulso comercial del mundo árabe en América latina es visto por algunos analistas como una forma de contrarrestar la creciente influencia iraní en la región, particularmente a través de Chávez y del presidente boliviano, Evo Morales.

Chávez es sumamente popular en los países árabes por su apoyo público a los palestinos y su ruptura de relaciones con Israel en respuesta a la última ofensiva en Gaza. Pero sus estrechos vínculos con el presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, despiertan recelos en muchos gobiernos árabes.

Defensa de Al-Bashir

El afán protagónico de Chávez le llevó a arremeter también contra la Corte Penal Internacional (CPI) por haber pedido la detención del presidente de Sudán, Omar al-Bashir, por crímenes de guerra y contra la humanidad.

Para el mandatario venezolano, la orden de detención de Al-Bashir es "un adefesio jurídico y un irrespeto a los pueblos del tercer mundo". "Esta corte no tiene potestad para tomar una decisión de tal magnitud contra un presidente en funciones", sentenció.

"¿Por qué no ordenará [la CPI] la captura de [George W.] Bush o la del presidente de Israel [Shimon Peres]?", se preguntó Chávez. "Vayan a buscarlo, es un genocida", agregó, refiriéndose al ex presidente de Estados Unidos.

Agencias AFP, ANSA y AP

El opositor Rosales se oculta de la justicia

* CARACAS (DPA).- El alcalde de Maracaibo, Manuel Rosales, uno de los principales líderes opositores al gobierno de Hugo Chávez, decidió ocultarse de la justicia venezolana, que abrió una causa en su contra por un supuesto delito de enriquecimiento ilícito cuando era gobernador del estado de Zulia, según informó ayer Omar Barboza, presidente de Un Nuevo Tiempo (UNT), el partido político fundado por Rosales. "Hemos recomendado a Manuel Rosales que se ponga a resguardo, que no se entregue a la justicia, porque en este momento no hay garantías de que tenga un juicio justo", declaró Barboza.

Comentá la nota