Chau, felicidades.

Ischia se acordó de Pompilio, les dio las gracias a los jugadores y... a nadie más. En su despedida elogió al Coco y ni mencionó al manager. No lo dice, pero se fue mal con Bianchi.
Más que nada a una persona, a la que confió en mí en su momento, a Pedro Pompilio, aunque ya no esté con nosotros le estaré eternamente agradecido. Y a los muchachos, que nos dieron dos títulos y pusieron todo, nos hicieron sentir el gusto de ser campeón en este club".

Hay ausencias en la despedida. Hay patas que faltan y que hicieron que esta mesa se derrumbara de golpe, aunque el desgaste de los cimientos se haya producido de a poco. Aunque las gracias de Carlos Ischia en su charla final (su última conferencia de prensa había sido el 29 de mayo) tienen dos receptores directos y justificados, suena incompleta. Si hasta en su última vez en el complejo Pedro Pompilio le dedica un párrafo a Alfio Basile, el elegido para que sea el nuevo técnico. Pero hay un nombre que falta, quizá porque nunca tuvo la presencia que Ischia quería y que necesitaba durante la crisis... Aunque prefiera callarlo, ese silencio, el del entrenador despedido, deja en evidencia el enojo en un final bochornoso. No hubo mención para el manager, pero más que nada, para el amigo. Carlos Ischia ni siquiera intentó ser políticamente correcto, porque simplemente no es su estilo. Se fue, dolido y triste, por la puerta de atrás (literalmente, se fue por la salida de la Bombonerita) sin mencionar a Carlos Bianchi. Ni a los dirigentes que terminaron por sacarlo del club a los empujones.

-Carlos, ¿cómo fue la despedida?

-Triste. Las despedidas nunca son lindas. Uno siempre desea que las cosas salgan de la mejor manera, pero no siempre se puede conseguir.

-¿Tu salida se resolvió de común acuerdo?

-No, no, bien, bien. Sin dudas que bien, después de haberse limado algunas cosas que no estaban claras, el tema del título y algunas cositas más... Todo sellado y firmado. Ellos asumieron la responsabilidad que tenían con un contrato y un vínculo firmado. La relación seguirá hasta fin de año si nosotros no empecemos a trabajar. Pero como uno tiene ganas y posibilidades pueden existir, si hay una buena oportunidad trataremos de que Boca no tenga que hacerse cargo de nuestro contrato hasta fin de año.

-¿Te vas a casa tranquilo? ¿O sentís que le podías haber dado más cosas a Boca?

-No sé si le podía dar cosas a Boca. En estas situaciones y de esta manera es más difícil. Sí me voy tranquilo porque le di todo. No me guardé nada. De eso no me voy a arrepentir nunca. Después, errores hemos tenido, todos los tenemos, si no los tuviéramos no seríamos seres humanos. Me hago cargo de ellos. Di lo máximo, hasta dejé de compartir momentos con mi familia por esto, pero me había embarcado de la mejor manera porque Boca te exige esta responsabilidad.

-¿Creés que el cierre de tu ciclo fue desprolijo?

-No. Está todo bien, no hay ningún problema.

No quiso entrar en polémicas. Pero lo cierto es que para el Pelado ya nada será igual. Soportó las trabas de un contrato que recién el martes a la nochecita logró firmarse, un mes después de haberlo acordado de palabra, razón por la cual se empacó en quedarse, aún al alto precio de bancar las críticas y las miradas de reojo. Se sintió defraudado por los dirigentes y también por su amigo Bianchi, quien ni siquiera lo bancó aún cuando armó una conferencia de prensa desmintiendo una pelea con el ahora ex DT. "Veremos el 8 de julio", había dicho el Virrey en aquella tarde, sabiendo que Ischia pretendía quedarse hasta que expirara su vínculo. Aquellas palabras y la relación fría puertas adentro, lo borraron de sus agradecimientos. Pero no así al Coco, quien salvo una tragedia se sentará en su lugar...

-¿Le agradecés a Basile el gesto de llamarte?

-Seguro. Eso lo deja muy bien parado a Coco. Tampoco hacía falta, porque lo conozco, tuve la suerte de tenerlo dos veces como entrenador y sé la clase de persona que es. Pero el gesto que tuvo lo enaltece todavía mucho más. Ojalá que sea él el nuevo técnico y espero que tenga la misma suerte que tuvo en su primera instancia. Creo que va a ser así porque tiene esa capacidad.

-¿Qué le dejás al Coco?

-Un plantel de muy buenos jugadores. Ojalá que la mayoría tenga la posibilidad de continuar, salvo los que tengan una oportunidad muy buena de irse al exterior. Pero las cosas las decidirá Basile. Lo único que sé es que hay un grupo muy bueno, con jugadores de mucha capacidad y que él los va a saber aprovechar muy bien.

-¿Te arrepentís de algo?

-No. Dije que errores cometemos todos porque somos humanos. Pero arrepentirme, no. Porque entregué lo mejor de mí, desde muy temprano a la mañana hasta tarde. Pero lo hice con mucho placer porque era el lugar en donde quería estar.

Comentá la nota