Chatarra informática: la basura difícil de marginar

Televisores, celulares, teclados, monitores, mouses, facilitan la vida pero son un sin fin de elementos que se amontonan en viviendas y comercios. Hay partes que se reciclan, otras que se reutilizan y otras que terminan en el basural.
El desarrollo tecnológico del siglo pasado generó grandes cambios en la vida cotidiana de las personas. La aparición de radios, televisores, heladeras, teléfonos y computadoras no sólo provocó un vuelco en las costumbres, sino también fue el embrión de una nueva sociedad: la del consumo masivo.

La necesidad –creada por el bombardeo publicitario-, de comprar el último celular, cambiar el antiguo monitor por el plasma más fino y agregar software de vanguardia a la PC para poder navegar más rápido por internet provoca un sentimiento de reemplazar lo relativamente viejo por lo más sofisticado.

¿Pero qué pasa con los productos que se consideran viejos o inútiles? ¿Adónde va a parar la denominada "chatarra informática"? Por lo general, en los hogares se amontonan en alguna habitación juntando tierra. Los comerciantes llenan depósitos completos hasta que deciden su destino. Y los centros de disposición final los clasifican como residuos industriales ya que en el país no hay una legislación que los enmarque.

El jefe coordinador del Programa Tecnología de la Universidad de La Punta, Federico Gaido, explicó que en la ULP existe un laboratorio de informática en donde reciclan las PC de las dependencias gubernamentales. "Desarmamos, limpiamos y revisamos las máquinas viejas que recibimos", dijo el coordinador y agregó: "Luego ampliamos las prestaciones de las máquinas agregando discos duros más grandes, insertando memorias, para después reutilizarlas. El hardware útil que sobra es guardado para futuros repuestos".

Gaido explicó que las partes que no pueden ser reutilizadas "están siendo almacenadas para luego ser clasificadas y enterradas en los terrenos donde se está construyendo la nueva autopista provincial".

El gerente del Centro de Disposición Final y responsable del servicio de Recolección de Residuos de San Luis, Gabriel Messina, explicó: "Por lo general el vecino no tira computadoras, no nos pasa con frecuencia encontrar en los residuos domiciliarios este tipo de material". Pero en el caso de recibirlos, en el Centro de Disposición Final "lo que se hace es enterrarlos como residuos industriales dentro de la fosa", explicó el funcionario.

"Como hay mucha desorientación con respecto a la chatarra tecnológica lo que hacemos es desarmar las partes y luego las clasificamos. Los plásticos se envían a hornos de empresas recicladoras y los metales también", comentó la encargada del área comercial de Fedetek, Belén Jaime. "El resto lo acumulamos en un depósito hasta que exista una legislación y así poder darle una correcta disposición final", agregó.

Según la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación los componentes periféricos de una computadora –teclados, mouses, monitores, impresoras, parlantes, scanners- poseen un 23,8% de metales no ferrosos (aluminio, cobre, plomo), un 17,6 % de metales ferrosos (hierros, aceros, chapas galvanizadas) un 32,6 % de diferentes tipos de plásticos (poliestireno de alto impacto, ABS, acrílicos) alrededor de 0,008 % de metales preciosos y tierras raras (oro, platino, plata iridio, galio, germanio), un 7,7 % de vidrio (cristal líquido y vidrios de monitores), otros en un 15,5 % y componentes peligrosos en un 2,2 %.

Recomendaciones

• Disminuir la generación de chatarra informática a través de la compra responsable y el correcto mantenimiento de los equipos.

• Donar equipos rotos o viejos a organizaciones que los reparan y reutilizan con fines sociales.

• Donar o vender los equipos electrónicos que todavía funcionen.

La última estadística del país

En 2006 hubo 35 mil toneladas de basura electrónica

En 2006, los aparatos electrónicos terminaron como "chatarra" alcanzaron las 35.000 toneladas, según la Cámara Argentina de Máquinas de Oficina, Comerciales y Afines (CAMOCA). Heladeras, microondas, televisores, computadoras y equipos de audio encabezaron el listado de basura tecnológica del último censo estadístico del país.

El promedio mundial de vida de una PC es de 5 años y de 2 años para un celular. En los residuos de aparatos electrónicos hay sustancias altamente tóxicas, como cadmio, plomo, níquel, fósforo, plásticos bromados y mercurio.

Por otro lado, España genera al año entre 100.000 y 160.000 toneladas de basura electrónica doméstica. Pero el principal "exportador" es Estados Unidos donde sus chatarras recalan en Asia, principalmente en China y Pakistán donde son reciclados en bajos estándares de protección al medio ambiente. En esos países no existe una reglamentación que contemple la problemática.

Comentá la nota