Charras, bajo las cenizas

A 10 días de iniciado el incendio, la manisera sigue ardiendo y el humo enrarece el aire que, por momentos, se torna irrespirable.
En la comunidad reina la incertidumbre sobre el futuro ya que el 80% de las actividades dependen de esa empresa. Muchos vecinos manifiestan estados nerviosos y estrés post siniestro.

Des­pués de una gran nu­be de hu­mo que di­fi­cul­ta la vi­sual y aho­ga con su fuer­te olor, un car­tel anun­cia la lle­ga­da a Cha­rras, el pue­blo que fue sor­pren­di­do por un gran in­cen­dio que aún hoy per­sis­te y po­ne en ries­go el fu­tu­ro de su co­mu­ni­dad.

Es que su prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos si­gue ar­dien­do y lo ha­rá por dos me­ses más, mien­tras sus cien­tos de tra­ba­ja­do­res vi­ven en la in­cer­ti­dum­bre de no sa­ber qué pa­sa­rá. 

El dan­tes­co in­cen­dio que afec­tó a es­ta po­bla­ción no só­lo tie­ne su im­pac­to en lo eco­nó­mi­co y am­bien­tal, si­no que ade­más ya son nu­me­ro­sos los ve­ci­nos que su­fren pro­ble­mas de sa­lud y otros que acu­den a asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca pues no pue­den su­pe­rar lo que han vi­vi­do. Hay de­so­la­ción, tris­te­za y mu­cha an­gus­tia en es­te pue­blo don­de has­ta ha­ce po­co los ha­bi­tan­tes de­cían or­gu­llo­sos que no te­nían de­so­cu­pa­ción y que vi­vían muy tran­qui­los, y ale­ja­dos de los pro­ble­mas de las gran­des ciu­da­des.

Qui­zás los más afec­ta­dos por es­ta si­tua­ción son los 200 tra­ba­ja­do­res de Ole­ga y sus fa­mi­lias, quie­nes no pue­den di­si­mu­lar la in­cer­ti­dum­bre so­bre lo que ocu­rri­rá, pe­ro a su vez si­guen es­pe­ran­za­dos de que to­do vuel­va a ser co­mo an­tes.

Por el mo­men­to só­lo un pu­ña­do si­gue tra­ba­jan­do, mien­tras que la ma­yo­ría es­pe­ra re­ci­bir el pro­me­ti­do sub­si­dio de la Pro­vin­cia del que aún no hay no­ti­cias.

Las ven­tas en co­mer­cios y al­ma­ce­nes de la lo­ca­li­dad, al de­cir de sus pro­pie­ta­rios, se re­du­je­ron en más de un 40% y has­ta se can­ce­la­ron even­tos y fies­tas que te­nían su lu­gar en la agen­da del pre­sen­te mes.

Los cim­bro­na­zos del épi­co in­cen­dio no de­jan de ha­cer­se no­tar, pues­to que una cel­da con ma­ní si­gue ar­dien­do sin que pue­da evi­tar­se que el den­so hu­mo ne­gro arre­me­ta con­tra el pue­blo de Cha­rras, cru­zan­do pe­li­gro­sa­men­te por so­bre la ru­ta pro­vin­cial 11.

Por si al­gún ve­ci­no in­ten­ta­ra ol­vi­dar lo ocu­rri­do días atrás, el hu­mo re­cu­rren­te se me­te en­tre las ca­lles, los pa­tios y las vi­vien­das y cru­za sin pie­dad por la pla­za, el mu­ni­ci­pio e im­pac­ta de fren­te con­tra la pa­rro­quia de Cha­rras. Mien­tras, las vo­ces de los ve­ci­nos de­no­tan an­gus­tia.

"No sa­be­mos qué va a pa­sar, di­cen que no des­pe­di­rán a na­die, pe­ro son só­lo ver­sio­nes", opi­na un ve­ci­no, mien­tras que una mu­jer se la­men­ta y se preo­cu­pa por la suer­te de mu­chas co­le­gas, de­di­ca­das al pi­co­teo de ma­ní que se­gún di­cen "se que­da­rían sin tra­ba­jo y en su ma­yo­ría, son je­fas de ho­gar".

El 40% de la po­bla­ción tra­ba­ja en es­ta fir­ma, pe­ro ade­más ge­ne­ra otras ac­ti­vi­da­des pa­ra­le­las de ser­vi­cio a la fir­ma, con lo cual ca­si un 80% de la po­bla­ción de­pen­de de di­cha plan­ta. En tan­to, se es­ti­ma que las pér­di­das en la es­truc­tu­ra son de 40 mi­llo­nes de dó­la­res

Ges­tio­nes y sub­si­dios

Fren­te a es­ta si­tua­ción, des­de la ge­ren­cia de Ole­ga, jun­to al in­ten­den­te lo­cal (Ro­ber­to Be­rós), se tra­mi­tan ayu­das y sub­si­dios, tan­to pa­ra la em­pre­sa co­mo pa­ra los em­plea­dos, sin ol­vi­dar­se de los con­tra­ta­dos, que son quie­nes ma­yor te­mor tie­nen de que­dar­se sin em­pleo.

"Yo, con 50 años, dón­de voy a ir a bus­car em­pleo, me mue­ro de ham­bre", de­cía un ope­ra­rio de la plan­ta si­nies­tra­da mien­tras en bi­ci­cle­ta le ha­cía fren­te al hu­mo pa­ra cru­zar la ru­ta.

El go­ber­na­dor de Cór­do­ba, Juan Schia­ret­ti, en Río Cuar­to anun­ció una se­rie de me­di­das ten­dien­tes a ayu­dar al mu­ni­ci­pio de Cha­rras, co­mo el otor­ga­mien­to de un sub­si­dio de 500 pesos por seis me­ses a los tra­ba­ja­do­res de la ma­ni­se­ra que­ma­da. Ade­más se ges­tio­na­rá la ex­ten­sión de un cré­di­to por $1 mi­llón a tra­vés del Ban­co de Cór­do­ba.

En ese mar­co, se di­fe­ri­rá el pa­go de las cuo­tas de un prés­ta­mo an­te­rior­men­te to­ma­do con el Mu­ni­ci­pio. Los tra­ba­ja­do­res que ha­bla­ron con PUN­TAL opi­na­ron que es­pe­ran an­sio­sa­men­te la lle­ga­da de es­tos sub­si­dios pro­me­ti­dos.

Problemas de salud y síntomas post siniestro

Nancy de Aler es una de las cua­tro en­fer­me­ras que rea­li­zan las guar­dias de 24 ho­ras dis­pues­tas por el mu­ni­ci­pio en el Cen­tro de Sa­lud de Cha­rras, lue­go del si­nies­tro.

Re­cuer­da ese día y di­ce: "Fue de te­rror. No dá­ba­mos abas­to, aten­di­mos a más de 100 per­so­nas jun­to al doc­tor Ro­ber­to Be­rós. Es­tá­ba­mos asus­ta­dos porque un he­cho co­mo el in­cen­dio, nun­ca lo ha­bía­mos vi­vi­do".

Pe­ro la ta­rea no ter­mi­nó, si­no que pa­re­ce que re­cién co­mien­za. Aún hoy son mu­chos los ve­ci­nos que ma­ni­fies­tan pro­ble­mas pa­ra res­pi­rar, pro­duc­to del hu­mo que aún per­sis­te en la po­bla­ción. Ade­más, mu­chos otros ha­bi­tan­tes acu­den por es­ta­dos ner­vio­sos: "Tie­nen sín­to­mas post si­nies­tro", se­ña­la, por lo que se ha he­cho ne­ce­sa­rio re­for­zar la asis­ten­cia. Es así que en la ac­tua­li­dad hay guar­dias de 24 ho­ras en el Cen­tro de Sa­lud, y a dia­rio se pre­sen­tan per­so­nas con pro­ble­mas de ten­sión ar­te­rial al­ta, ner­vios.

"Mu­chos to­man con­cien­cia aho­ra de lo que pu­do ha­ber pa­sa­do", agre­gó la en­fer­me­ra.

Comentá la nota