"Changui" Cáceres: "El socialismo terminó votando con el trasero ayudando al quórum"

El dirigente radical dijo sin vueltas que no le sorprende "en lo más mínimo" cómo se dio la votación. "No me llama la atención...soy presidente intervenido de un partido y esa intervención no se hubiera dado si no hubiese existido esa especie de acuerdo entre la Casa Rosada y el gobierno de Santa Fe. Se votó a mano levantada una ley sobre la que habían dicho no estar de acuerdo", disparó.
El miércoles, la Cámara de Diputados dio media sanción a la Ley de Comunicación Audiovisual. Fue con 147 votos afirmativos, cuatro negativos y una abstención. Los votos favorables fueron aportados por el Frente para la Victoria, el Movimiento Popular Neuquino (MPN), Encuentro Popular, la Concertación, Solidaridad e Igualdad y el Partido Socialista, entre otros.

En Santa Fe, la polémica se desató por la postura tomada por el socialismo, que en una primera instancia había emitido un comunicado donde daba a conocer que el partido no avalaría la iniciativa del gobierno nacional por diferencias con algunos artículos de la misma. Posteriormente, los hechos dejaron a la luz que la votación fue a favor. En tal sentido vale recordar que el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Dr. Antonio Bonfatti, fue uno de los que salió a hacer declaraciones sobre este tema en nombre del partido.

Esta posición generó no poca polémica y críticas desde diversos sectores, pero referentes del propio partido se encargaron de defender y fundamentar las razones que llevaron a cambiar los destinos de la votación en la Cámara baja.

Anoche, Luis Cáceres se sumó a una nueva entrega de Sin Mordaza TV, espacio donde abordó el tema de la nueva ley K de medios, particularmente la votación del socialismo en tal instancia. Sin vueltas, dijo que no le sorprende "en lo más mínimo" cómo votó el socialismo en Diputados. "No me llama mucho la atención...soy presidente intervenido de un partido y creo que la intervención no se hubiera dado si no hubiera existido esa especie de acuerdo implícito y explícito, no lo podría definir, entre la Casa Rosada y el gobierno de Santa Fe a partir de un interés común de favorecer determinada lista, perjudicar determinada otra. Dentro de ese esquema, entraba la intervención a la Unión Cívica Radical de Santa Fe para facilitar el tema de los votos que podía obtener el Frente".

Tras estas palabras, realizó un pequeño repaso de sucesos para apoyar sus dichos: "Con el tema del campo se veía una actitud bastante dual, una de cal y una de arena; luego se dio lo acontecido con la senadora Roxana Latorre, que puso el gancho para que se lograra el número ocho indispensable que saliera el tratamiento de la comisión (para habilitar el tratamiento en el Congreso de las facultades delegadas) aunque tuvo la delicadeza o picardía de votar totalmente en contra, pero igual dio el quórum. Este hecho generó una crítica muy dura desde el socialismo, que se metió en la interna del Partido Justicialista. Días después, vino lo de (María del Carmen) Alarcón, que no tuvo el mismo trato que se le dio a Latorre, por la decisión de pasar del gobierno del Frente al de Kirchner. Aquí fue como una alfombra de terciopelo tendida hacia la Casa Rosada. Pasan unos días, y se da esta posición de que no se iba a votar a favor del oficialismo nacional. Pero después se termina votando por el trasero ayudando al quórum. Esos siete votos pueden haber facilitado otros cuatro votos, otros tres y otros más...Aparte, se votó a mano levantada una ley sobre la que habían dicho no estar de acuerdo".

"Tengo la suficiente memoria para recordar -prosiguió "Changui"- que algunas empresa, algunos cables grandes terminaron de hacer su fusión con el apoyo de Kirchner; de la misma manera que se extendieron licencias que todavía no habían caducado. Lo que estaba bien como fusión hace tres años, hoy es una herejía; lo que impulsaba para que hubiera previsibilidad en el tiempo, otorgándole mayor cantidad de años a licencias que no habían caducado, hoy tienen que terminar mañana. Por eso, no damos una imagen de país serio. La seguridad no es sólo física, es jurídica, y nosotros somos un país que sudamos inseguridad en absolutamente todo los niveles. Es así que llegamos a esta situación que, si bien no debe llamar la atención, no deja de ser preocupante".

Luego, el ex jefe de la Junta Coordinadora Nacional en Santa Fe volvió a cargar contra la ley de internas abiertas, simultáneas y obligatorias y también habló de los comicios del prçoximo 27 de septiembre: "Hoy la quieren tomar como modelo para aplicarla a nivel nacional, pero es un tiro de gracia en la nuca de un sistema de partidos que había quedado destartalado durante la época de la Ley de Lemas. Las internas abiertas ya no son internas de partido, sino de pedazos de partidos que se juntan contra pedazos de los mismos partidos que se juntan por otro lado, que constituyen una confrontación de frentes y de alianzas en un padrón general. En medio de todo este circo romano, hay un grupo de mohicanos que sigue con la banderita y el escudito de la Unión Cívica Radical, de la lista 3. No sé si vamos a sacar cuatro votos o cuatrocientos mil, pero tenemos la absoluta convicción de que tenemos que garantizarle al hombre o mujer que entre al cuarto oscuro que si quiere poner un voto del radicalismo lo encontrará. Si somos cuatro, seremos cuatro felices, con la conciencia tranquila del deber cumplido, y si somos muchos más podremos meter concejales para bien de los santafesinos", concluyó.

Comentá la nota