Chance de credibilidad para Juez

Para el manual de la "política de superficie" era el paso cantado. Después del retroceso electoral había que pedir una audiencia a Juan Schiaretti. Mostrarse normal y distinto al desencajado de la denuncia permanente le es imprescindible para no resignarse anticipadamente a la complicada carrera del 2011.
Luis Juez desbarrancó y ahora busca trepar. Nada tiene de malo esta palmaria previsiblidad. Claro que, para ser realmente creíble, debería también pedir una audiencia con el intendente Daniel Giacominio y evaluar junto a él la crisis municipal. Es que, atento a las circuntancias, a la movida le falta audacia y le sobra mezquindad. No nos atrevemos a pedir creatividad. Es que difícilmente se crea que Juez, al igual que la versión light de Rubén Daniele en los últimos días del conflicto-caos de los municipales, haya mutado hacia el "hombre nuevo". Sospechamos que es la necesidad de mostrarse diferente después de la retracción electoral la causa de este histrionismo de la moderación. Al igual que la pérdida de espacios, control y poder interno, fue el motivo de la lucha amigable propuesta hace unos días por el municipal Daniele, principal socio de Juez en la gestión 2003-2007 y ahora también en la debacle electoral del Frente Cìvico en la ciudad. ¡Pero cuidado!: la estrategia de la promocionada audiencia no le servirá a Juez ante una opinión pública negadora de obviedades.

Sólo un gesto podría modificar la duda generalizada en la percepción de motivos. Sólo uno podría sugerir que hay real valoración de la responsabilidad y no sólo pose en este repentino interés por los temas que afectan a Córdoba. Sólo un paso lo liberaría a Juez de la sospecha que irá a verlo a Schiaretti nada más que para amortiguar el desagaste del estilo desafiante y casi petitero de su política de denuncias monomediáticas y bochornosamente irrelevantes. Ese paso es, como ya se dijo, pedir también la audiencia con carácter de urgencia a Giacomino. Y hasta exponer en el mismo formulario de solicitud los motivos: evaluar medidas para salir de la crisis de desfinanciamiento que sufre la Municipalidad. Allí podría Juez ofrecer su visión y sus propuestas para trabajar un asunto más próximo a todos. Cuenta con 13 concejales y el viceintendente que le responden. Cae de madura la importancia de esta ampliación de las audiencias. No sólo porque la coparticipación federal, el financimiento de las provincias o las retenciones agropecuarias, son temas en los que Juez ni Schiaretti tienen chances reales de corregir por sí mismos, sino además, y fundamentalmente, porque en los más domésticos asuntos comunales que nos agobian, su rol -el de Juez- fue determinante en la génesis. Esta actitud, la de involucrarse para aportar ideas, puntos de vista y hasta para oponerse a los de Giacomino en la crisis de financiamiento de la Municipalidad, le daría crediblidad a Juez y a su propósito de recuperación. Sólo así podría aparecer como algo diferente a un discurseador barrial sobre chismes incomprobables de la política. De lo contrario, será únicamente oportunismo y cosmética.

Comentá la nota