Chañar alivió su bronca pero espera respuestas

Chañar Ladeado.— La comunidad de esta localidad amaneció ayer con una sensación de alivio tras movilizarse el día anterior en demanda de más seguridad y para exigir el esclarecimiento de violentos delitos que se produjeron en la zona rural y que dejaron como saldo la muerte de dos productores agropecuarios, uno de ellos fallecido de un infarto tras ser asaltado el martes en su casa de campo.
Es que la marcha para expresar el malestar social derivó en el anuncio de medidas para desalentar ilícitos. El compromiso asumido en ese sentido por el secretario de Seguridad, Carlos Iparraguirre, tranquilizó las aguas pero ahora se esperan concreciones aunque algunas señales empiezan a llegar.

"Lo importante es que lo prometido se convierta en realidad porque de lo contrario no hubiese servicio de nada la manifestación", coincidieron los vecinos.

Similar postura tuvo el jefe comunal Raúl Serra al señalar que "la sociedad espera que se concreten acciones" para recuperar la tranquilidad que siempre caracterizó a este pueblo del departamento Caseros.

Primeras repuestas. El pedido para que se cumpla con lo acordado ayer cosechó las primeras respuestas. El jefe de la UR-IV del departamento Caseros, Daniel Barrile, ya dispuso reforzar la comisaría local con la inclusión de tres nuevos agentes y hoy prevé enviar un móvil Ford Fiesta 2007 para sumarlo al grupo de patrulleros con que cuenta además de ampliar el cupo para combustible.

También destinará una computadora y ayer firmó la resolución para trasladar de Los Quirquinchos a Chañar Ladeado la inspectoría de zona a fin de mejorar el servicio de seguridad y de atención al público. Claro que aún restan otras medidas que dependerán de la provincia, como instalar una garita policial en el límite con Córdoba para controlar la circulación de vehículos y otras cuestiones vinculadas al funcionamiento y accionar de la Justicia.

El comisario valoró que la movilización "se haya desarrollado dentro de los carrilles del diálogo y el consenso", y renovó su voluntad de "fortalecer los vínculos entre la sociedad y la policía. La gente reaccionó —dijo— pero lo hizo con respeto y responsabilidad, lo cual fue fundamental para avanzar en la resolución de necesidades". Por su parte, Serra insistió con aunar esfuerzos con el resto de las administraciones de la región, porque "la seguridad supera cualquier diferencia política y tenemos que estar unidos para mejorar las cosas".

"En nuestros pueblos pequeños —añadió— a diferencia de las grandes urbes los delitos no pueden ser mirados desde las estadísticas. Cuando se produce un caso grave la sociedad se conmociona porque no estamos acostumbrados a vivir en la intranquilidad, lo cual es un valor que no debemos resignar. De allí la necesidad de reclamar respuestas a quienes tienen mayores responsabilidades".

Si bien en Chañar Ladeado no funciona una junta comunitaria de seguridad sí representantes comunales y de instituciones se reúnen periódicamente para analizar la situación. "A partir de ahora seguiremos trabajando con más fuerza e incluso la provincia ofreció brindar apoyo a través de especialistas". l

Comentá la nota