Champions Licha

Champions Licha
Lisandro López convirtió el primer triplete de su carrera, y en un lapso de 15 minutos. El Lyon goleó 3-1 al Anderlecht, en Bruselas. Buena presión para el Diez.
A Michelle Aulas, presidente del Lyon, lo miraron bastante mal cuando a principio de temporada pagó 24 millones de euros, la cifra más alta en la historia del club, por Lisandro López. Casi 20 palos más que la inversión del Porto para Racing, cuatro años atrás. Una fortuna. Había influido la opinión del técnico Claude Puel, que tiene un muy buen recuerdo de los argentinos: al frente del Monaco ganó Le Championnat 99/00, con Marcelo Gallardo de figura. Fue en la primera temporada del Muñeco en Francia, con rápida adaptación, el mismo registro que ahora le demuestra Licha.

Es que el atacante de Rojas tuvo un arranque "desbordante", al decir de la prensa gala. Ya en la pretemporada la clavó en un ángulo ante el Deportivo La Coruña. La siguió en el torneo local contra el Le Mans, de tiro libre; frente al Anderlecht en la ida de Pre Champions, y ayer, en la revancha en Bruselas, tras recuperarse de una contractura en los isquiotibiales, se despachó con el primer triplete de su carrera. Sí, con 26 años tuvo su jornada top goleadora. Se sacó las ganas de la polémica noche del 23/9/07, en Portugal ante Pacos Ferreira, cuando hizo un hat-trick para el Dragón pero el árbitro le anuló el tercer gol.

Los goles. Todo rapidito para Licha: en 15 minutos anuló la resistencia en el estadio Vanden Stock. Tuvo colaboración en el 1-0, cuando aprovechó un pésimo pase de Juhasz y le puso un globito al arquero Schollen. En el 2-0 recibió un buen centro del lateral Revelliere, aunque su mérito fue superador porque en espacio corto anuló la marca y la colocó de derecha al lado del palo. El 3-0 fue al ángulo izquierdo, desde la medialuna.

Puel sacó a Licha a los 14 minutos del segundo tiempo. El Anderlecht había descontado por un penal del ingresado Matías Suárez (también entró Lucas Biglia), pero el 3-1 era determinante por el global (habían ganado 5-1 en Lyon). La computadora ya había sentenciado la tremenda efectividad del argentino: tres goles con cuatro remates al arco, acertó 22 pases sobre 31 y completó 6,33 kilómetros. Así el Lyon se aseguró su 10° participación seguida en fase de grupos de Champions. Hubiese sido grave quedar out después del golpe que significó resignar siete años de dominio en Francia a manos del Burdeos de Cavenaghi.

Licha es "el" personaje del momento en el fútbol francés. Puel quedó conmovido por la respuesta de Licha. Lo definió como un "zorro" y lo argumentó: "Es inteligente, se adapta enseguida a muchos sistemas de juego y hace jugar a los demás". Antes lo había elogiado otro entrenador, Diego Maradona. "Soy un botón si no lo llamo a Licha", había argumentado el Diez cuando le preguntaron por qué postergaba a Gonzalo Higuaín en la Selección. Al lado del intocable Messi le surgen problemas de los buenos, porque Agüero ratificó su buen momento (ver página 20), Tevez tuvo un buen arranque en el Manchester City, Milito ya le hizo un doblete al Milan... Con el partido ante Brasil a la vuelta de la esquina, el 5/9 en Rosario, mucho mejor...

Cuando Puel se refiere al sistema es porque el Lyon puede utilizar el 4-3-3, el 4-4-2 ó el 4-3-2-1, como ayer, y en todos Licha se mostró en buena prestación. Ante los belgas tuvo a César Delgado un poco más atrasado (sólo en los 70, con Combín y Angel Rambert, y luego éste con Héctor Maison los lyoneses tuvieron dos argentinos juntos). El Chelito mostró detalles interesantes, sin contundencia.

Licha escapa tan rápido a los defensores como a los periodistas. Apenas dio una nota en Francia, al Canal Plus. Explicó que fichó por el Lyon porque le demostró mucho interés. "No dudé. Hay jugadores que salen caros y no resultan. No por ser caro se tiene que ser estrella. Hay jugadores que surgen del anonimato y salen figuras. Todo es relativo. Yo vine acá para hacer lo mejor". Y se defendió de la permanente comparación con Benzema, el punta vendido al Madrid: "Todo el periodismo y la gente me hablan de él, pero yo no vine a demostrar nada, sino a tratar de dar lo mejor de mí. Yo tengo bien claro que no vine a sustituir a nadie (...). Siempre quiero dejar todo, eso lo que hice de chico, y lo llevo conmigo. Busco terminar cada partido con lo último que tengo, pelear durante los 90 minutos, no dar nunca una bola por perdida, ésa es mi imagen como jugador".

Comentá la nota