El Challao quiere apostar al turismo

La gente de este distrito pedemontano trabaja junto a la Iglesia de Nuestra Señora de Lourdes para promover el turismo religioso y promocionar los atractivos naturales, recreativos y culturales con que cuenta.

Aunque el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes es el más grande del país y desde la explanada se tiene una vista privilegiada de la ciudad y del pedemonte, sólo 5 por ciento de las personas que acuden a este lugar son turistas.

Por eso, los sacerdotes están trabajando con la Unión Vecinal Villa El Challao para que el templo sea incluido en los circuitos de turismo religioso y que se conozcan los diversos atractivos que ofrece la zona tanto a locales como a foráneos.

Recientemente se rediseñó la página web del Santuario, www.lourdes-challao.webcindario.com, en la que se encuentra información sobre las misas y servicios litúrgicos (ver aparte).

Ya se puede consultar el cronograma del festejo de la Virgen de Lourdes el 11 de febrero de 2010 y también otros datos sobre el templo y de interés general para la comunidad. Uno de los links permite conocer un detalle de la oferta turística de la zona, tanto diurna (con los campings, hoteles, juegos infantiles, el deporte aventura) como nocturna (salones de fiestas, boliches, pubs y el autocine).

El presidente de la unión vecinal, Jorge Muñoz, detalló que en conjunto con los padres claretianos han solicitado que Lourdes sea incluido en el listado de espacios -principalmente bodegas e iglesias- donde se realiza cada año, para Semana Santa, el ciclo de Música Clásica por los Caminos del Vino.

En tanto, el padre Leónidas Miani, administrador del Santuario, destacó que en el predio hay doce olivos y que con los frutos se producen unos 100 a 200 litros de aceite. Ya se desa-rrolló una cata, pero la idea es organizar este evento con una cierta frecuencia como parte de la Ruta del Olivo.

Cada 11 de febrero, el día de la Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, unos 100 mil fieles participan del festejo central y la procesión. En tanto, los 11 de cada mes, cuando se celebra la Misa de los enfermos, asisten unas 5 mil personas.

Pero el padre Miani comenta que sólo 5% de quienes visitan el Santuario regularmente son turistas, pese a que en el mundo 20% del turismo es religioso y que quienes han llegado desde otras latitudes le han manifestado la especial emoción que han sentido al ingresar a esa estructura vidriada de 45 metros de alto.

El templo nuevo -que se sumó a la capilla antigua- se terminó de construir en 1997, después de 15 años de obras y el aporte continuo de los fieles; se convirtió en el más grande del país.

El padre comentó que está pensando en enviar una invitación a las empresas de turismo para que los guías participen de una breve capacitación que les posibilite conocer más detalles del Santuario, su historia y valor religioso. También para que permitan a los turistas disfrutar, por unos momentos, del sentimiento que el espacio genera en los visitantes.

Asimismo, Miani comentó que espera que los mendocinos también se acerquen para ayudar -con conocimientos técnicos y con donaciones- a desarrollar los proyectos que tienen a futuro, como la construcción de un campanario para colocar las campanas musicales que fueron donadas por un feligrés, y más adelante un centro asistencial donde se ofrezca atención gratuita a personas de bajos recursos, ya que los enfermos invocan a la Virgen de Lourdes para solicitar su bendición.

Jorge Muñoz señaló que no sólo el Santuario ofrece posibilidades para desarrollar el turismo religioso, sino que en El Challao se pueden encontrar diversas opciones para el entretenimiento de grandes y chicos. En el predio de la tradicional alfombra mágica se han incorporado otros juegos para los pequeños y muy cerca está el también histórico autocine.

Los campings con pileta, complejos de cabañas y un hotel con termas, invitan a relajarse en el entorno del pedemonte, que ofrece, además, alternativas de turismo aventura, como trekking, parapente y visitas a reservas naturales. Dentro de la oferta nocturna hay pubs, boliches y salones de fiestas.

Comentá la nota