El Chaitén recubrió todo de cenizas

El Chaitén recubrió todo de cenizas
Más de 250 evacuados del lado chileno tras la reactivación del volcán. Hay alerta en Chubut y la Presidenta ofreció ayuda a Das Neves.
El volcán chileno Chaitén volvió este jueves a entrar en erupción, por lo cual las autoridades chilenas dispusieron la evacuación de la zona y las de Chubut implementaron un operativo preventivo de monitoreo del aire en localidades cordilleranas.

La reactivación del volcán se produjo a las 11.30 horas de hoy, acompañada de sismos, intenso ruido subterráneo y una columna de humo y cenizas de gran altura, lo que levó a las autoridades a calificar la zona como de "alto peligro".

DEL LADO CHILENO. La nueva erupción del Chaitén, situado a unos 1.200 kilómetros al sur de Santiago de Chile, obligó a la evacuación de unos 250 pobladores que en las últimas semanas habían regresado a la zona, informaron las autoridades.

"Hemos ordenado la evacuación completa del pueblo de Chaitén. Esto es una comprobación más del riesgo inminente que tenemos en la zona. Es una bomba de tiempo", declaró el ministro del Interior en funciones, Patricio Rosende.

"La gente no puede quedarse en ese lugar. Hasta aquí no se le puede a la gente obligar o empujarla a que salgan, sabemos que hay niños, pero le pedimos a la gente que está en Chaitén que por favor salgan de allí", recalcó Carmen Fernández, directora de la Oficina Nacional de Emergencia que sobrevoló el lugar.

EN CHUBUT. Ante reactivación del volcán, funcionarios de Defensa Civil de localidades cordilleranas de Chubut implementaron un plan de contingencia en la zona dado que desde el mediodía los vientos comenzaron a soplar en dirección oeste.

La acción del viento expandió ya las cenizas sobre el lado argentino, en Trevelin, como ya ocurrió en mayo de 2008. Las autoridades dispusieron un operativo preventivo que consiste, en principio, en el monitoreo meteorológico del área, dijeron fuentes del gobierno.

En el marco de la prevención, los funcionarios también se instalaron en la zona con provisiones de barbijos y agua potable en caso de que tengan que repartirlos entre la población.

LA PRESIDENTA EN ALERTA. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner evaluó hoy con el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, la situación generada en territorio argentino por la nueva erupción del volcán Chaitén, ubicado en la frontera con Chile, y le ofreció "toda la asistencia necesaria" de la Nación ante la necesidad de evacuación de las localidades cordilleranas.

Según informaron fuentes de la Casa Rosada, la jefa de Estado se comunicó telefónicamente con Das Neves, quien le explicó que por el momento "la situación en Chubut no es tan grave como la anterior", ante la caída de cenizas del lado argentino.

UN SIGLO INACTIVO. A principios de mayo de 2008, el volcán se reactivó después de casi un siglo de inactividad. La caída de cenizas provocó inconvenientes tanto del lado chileno como argentino y obligó a la evacuación total, y en algunos casos por la fuerza, de los vecinos que vivían en las faldas del volcán y a la suspensión de clases.

Los pobladores de Esquel y Trevelin se acostumbraron durante casi tres meses a usar barbijos para salir de sus casas, las cuales debían mantener selladas casi herméticamente. Las cenizas llegaron a alcanzar en las localidades cordilleranas los 40 centímetros de alto, por lo cual hubo operativos de limpieza similares a los que se aplican durante las nevadas.

Los fuertes vientos que soplaron entonces extendieron la nuba de cenizas hasta la ciudad rionegrina de San Carlos de Bariloche y las bonaerenses de Mar del Plata y Bahía Blanca.

El peso de las cenizas caída generó también millonarias pérdidas a los productores agropecuarios de la zona que vieron morir a su ganado y sufrieron daños en sus plantaciones.

Las compañías de aviación debieron suspender sus vuelos durante varias semanas por la peligrosidad que representaba para los aviones la ceniza suspendida en el aire.

Comentá la nota