El Chaco tiene la peor calidad democrática en todo el país

Se debe a la baja rotación partidaria, el clientelismo exacerbado y los límites a la libre expresión, entre otros. Las mayores

críticas son para los poderes Legislativo y Judicial. El podio se completa con Formosa, San Luis, Santiago del Estero y Santa Cruz.

Un informe elaborado por la ONG «Poder Ciudadano» reveló que Chaco encabeza el podio de distritos con peor calidad en su sistema democrático.

Las revelaciones figuran en el «Mapa sobre el régimen político democrático en las provincias», que se dio a conocer el fin de semana.

En el mismo se destaca que los factores que ubican a la provincia en tan paupérrimo lugar, son «el clientelismo exacerbado, límites a la libertad de expresión, la baja rotación partidaria al frente del Ejecutivo provincial y el poco control por parte de los poderes Legislativo y Judicial».

Compartido

Pero el dudoso honor no es potestad únicamente chaqueña. Al primer puesto lo completan Santa Cruz, San Luis, Formosa y Santiago del Estero.

El informe se realizó sobre doce distritos. Además de los mencionados arriba, se analizó la realidad político-institucional de Mendoza, provincia de Buenos Aires, Capital Federal, Tierra del Fuego, Neuquén, Tucumán y Salta.

Según detalllaron desde la organización, el estudio tuvo como fuentes estadísticas, entrevistas e informantes clave que aportaron datos respecto a «elecciones limpias; libertad de expresión y medios gráficos alternativos; independencia de la sociedad civil y patronazgo (empleados públicos por habitante); rotación del partido de gobierno; independencia de la autoridad electoral; clientelismo y presencia del bloque del oficialismo en la Legislatura y acceso a la información.

Así se obtuvieron los resultados de la primera etapa. El paso que sigue, precisaron desde Poder Ciudadano, consiste en completar el mapa del país con los distritos que aún no fueron estudiados.

Conclusiones

Entre las conclusiones a que arriba la investigación se señala que «las instituciones democráticas se encuentran bajo una gran tensión como consecuencia de la persistencia de factores como la ausencia de rotación partidaria en el Ejecutivo provincial, clientelismo exacerbado, límites a la libertad de expresión y debilitamiento de la función de control desarrollada por los poderes Legislativo y Judicial».

Sin embargo, vale destacar que a diferencia de otras provincias, el oficialismo controla la Cámara de Diputados pero con un escaso margen, con una presidencia que aún no debió definir situaciones cruciales y con cuyo voto inclinará la balanza hacia la voluntad del gobierno o la oposición.

Los resultados, aseveró el equipo investigador, «permiten confirmar la intuición de que los regímenes políticos democráticos no funcionan en todas las provincias del país de igual manera y que, en algunas de ellas, los intentos de algunos ejecutivos provinciales por morigerar los controles previstos en la forma republicana de gobierno, son sólo emergentes de una forma de ejercer el poder, que se repite habitualmente».

Además de señalar que Chaco, Salta, Santa Cruz, San Luis, Formosa y Santiago del Estero se encuentran por debajo del promedio por la presunta existencia de prácticas como la distribución inequitativa de la publicidad oficial.

En el punto alto de la tabla, Mendoza registra el nivel más alto de prácticas respetuosas de la libertad de expresión, como así también de independencia de los medios gráficos provinciales. A la vez que en San Luis se advierte que «el único productor de noticias es el diario La República», que pertenece a la familia Rodríguez Saá, quienes gobiernan en forma caudillezca hace décadas.

Finalmente, la mayoría de los consultados percibe que las elecciones en sus provincias son «limpias» y que las irregularidades no modifican los resultados electorales, al menos a nivel de gobernador.

Comentá la nota