El Chaco sólo sembró 55.000 hectáreas de girasol

El sector productivo de la provincia ha sufrido, en los últimos años, un descenso sostenido en cuanto a la cantidad de hectáreas sembradas con girasol en el Domo Central. Los años dorados, con más de 350 mil hectáreas sembradas, forman parte de una historia que quedó encajonada sólo en el recuerdo de los agricultores.
En una reunión realizada en la Asociación de Productores Forestales, delegados extensionistas de cada departamento, anunciaron que a poco más de 15 días de finalizar con la etapa de siembra, en el Chaco sólo se han sembrado alrededor de 55 mil hectáreas.

El ingeniero agrónomo Pablo Baluk, director de Agencias del ministerio de Economía y coordinador de delegados extensionistas de cada departamento, reconoció que desde el Ejecutivo Provincial, las expectativas eran aún mayores y aseguró a NORTE que "la superficie de girasol es muy reducida y la cantidad de hectáreas no llegan a 55 mil". Aunque adelantó que de producirse precipitaciones importantes, el área de siembra podría ser aumentado.

Cabe destacar que la fecha estipulada para acceder al seguro multirriesgo, los productores tienen como tope de siembra hasta el 30 de septiembre, por lo que aquellos que se excedan no podrán asegurar sus cultivos y quedarán imposibilitados de acceder a subsidios o reintegros en caso de que se produzcan desastres naturales durante la campaña.

Muy por debajo de rindes históricos

Según datos oficiales, el Chaco registraba hace 4 campañas atrás- una superficie de siembra que superaba las 400 mil hectáreas de girasol y que fueron reduciéndose a partir de la falta de humedad y las serias condiciones de sequía que afectaron al interior de la provincia.

Baluk sostuvo que a diferencia de años anteriores, el Chaco registra índices muy por debajo de lo aceptable. Indicó que la falta de precipitaciones ha provocado que el productor retrase la siembra y aguarde por milimetrajes más abundantes, para comenzar con el laboreo de la tierra y la posterior siembra.

"Estamos muy por debajo de lo que se venia sembrando, muchos productores van a seguir sembrando hasta fin de mes, aguardando que se produzcan más precipitaciones", indicó Baluk.

Por otra parte, el director de Agencias del ministerio de Economía, comentó a NORTE que aquellos productores que no lleguen a sembrar girasol, fijarán su meta sobre la soja primavera o el algodón.

Estado irregular del cultivo

Debido a la falta de precipitaciones abundantes en la zona central de la provincia, el cultivo oleaginoso refleja condiciones irregulares. Departamentos ubicados al Norte y Oeste del Domo Central fueron alcanzados por lluvias más importantes, por lo que el desarrollo del cultivo es aceptable. Mientras que en algunas zonas, el girasol todavía no se ha desarrollado como consecuencia de la falta de humedad en la tierra.

Pablo Baluk indicó que "los primeros cincuenta días tras la siembra, el girasol comienza a vegetar con muy poca humedad, y necesitan buenas lluvias para que se produzca el despegue". Sostuvo que como consecuencia de la falta de lluvias importantes, el cultivo refleja una imagen deteriorada, con el tallo de la planta muy estrecho y la torta del girasol reducida en sus dimensiones.

Explicó que de no producirse precipitaciones importantes durante la segunda quincena de este mes, será imposible evitar los perjuicios ocasionados por insectos y aves.

Comentá la nota