En el Chaco preocupa más la gripe común

"En este momento estamos más preocupados por la aparición de casos por gripe estacional y bronquiolitis que por la Gripe A", dijo a NORTE la máxima autoridad de la cartera sanitaria provincial, Francisco Baquero, después de la declaración de pandemia mundial por el virus H1 N1.
La preocupación no es menor: el último gran brote epidémico por gripe estacional y bronquiolitis se produjo en 2007 y cada dos años tiende a repetirse un ciclo de alta incidencia con manifestaciones similares al anterior.

De acuerdo con información local, en 2008 los alcances por ambas enfermedades fueron leves y este año se espera que la situación sea similar a la de 2007.

Mientras la preocupación internacional hoy se centra en evitar más contagios por Influenza A, la cifra de muertes atribuidas a esa cepa se mantiene baja respecto de las registradas cada año como consecuencia de la gripe estacional.

Baquero describió que con las bajas temperaturas Chaco está entrando en la fase más crítica de registros y contagios de la época invernal, cuando se produce la mayoría de los casos.

Sin embargo, afirmó que "hasta ahora eso no está ocurriendo, porque hay pocos casos de gripe estacional y los de bronquiolitis están dentro de los niveles normales", en un intento por atenuar la preocupación generalizada. En lo que va del año el sistema sanitario provincial trató afecciones respiratorias virales que no revisten gravedad. Es decir que no requieren una internación prolongada, ni terapia intensiva o el uso de respirador y pueden ser resueltos con asistencia ambulatoria.

Inmunizarse, la clave

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la gripe estacional afecta a entre 57.000 y 96.000 personas de todo el planeta por semana, y entre 4.800 y 9.600 casos terminan siendo letales.

En la provincia, las autoridades aseguran que este año quintuplicó la cantidad de dosis que se venían aplicando: "Habitualmente se vacunaba a unas 20.000 personas y en 2009 la cifra está cerca de las 100.000", afirma el ministro de Salud del Chaco.

La suma reúne a las aplicadas por el ministerio, Insssep, Pami y las obras sociales y el 70 por ciento proviene de la cartera sanitaria nacional.

Entre los sectores a los que se debe prestar especial atención están los niños, ancianos y la población inmunocomprometida. Las autoridades precisaron que la inmunización anual se renueva en función de la cepa que se manifestó en la última temporada y en función del virus que aparezca este año se elaborará la vacuna que se comercializará en 2010.

"Los laboratorios trabajan en función de cepas prevalentes", precisa Baquero al referirse a las firmas extranjeras encargadas de proveer las dosis al país.

Cómo hacerle frente

El escudo protector contra la gripe común se integra de tres aspectos centrales: vacunarse contra la cepa 2009, estar bien nutrido y manejarse en ambientes donde se pueda evitar el contagio con personas enfermas.

Pero se insiste en advertir a quienes presentan síntomas: deben guardar reposo en su domicilio durante cuatro a cinco días para impedir la propagación del virus a otros que comparten espacios cerrados por trabajo o estudio.

Los médicos también insisten en mantener las medidas higiénicas habituales como el lavado de manos y otros objetos de manipulación diaria o compartida, no estornudar delante de otros y usar pañuelos descartables, entre otras medidas aconsejables.

Comentá la nota